Opinión

¿Le tiene usted aversión al riesgo?

 
1
 

 

¿Le tiene usted aversión al riesgo?

¿Le tiene usted aversión al riesgo? ¿O le gusta obtener mayores ganancias a pesar de que existan posibilidades de tener pérdidas?

En tiempos ‘normales’, los mercados financieros tienen inversionistas de los dos tipos: conservadores y agresivos, y eso produce los altibajos que usualmente vemos en los mercados financieros de todo tipo, las bolsas, los de divisas, los de bonos. Al final, impera el balance.

Pero en ocasiones se atraviesan ciclos en los que emerge por todas partes la aversión al riesgo y aun los más atrevidos se vuelven conservadores.

Esto conduce a caídas generalizadas de los mercados accionarios y al célebre “fly to quality”, proceso en el que se venden activos que se consideran de más riesgo y se incrementa la demanda de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos, que siguen considerándose como la inversión más segura del mundo. Esto produce una caída de las tasas de estos bonos. Por ejemplo, el de 10 años ya bajó en junio su tasa de 1.88 por ciento a 1.60.

¿Qué determina la aparición de estos lapsos de aversión al riesgo? Usualmente es la incertidumbre y el temor que causa.

Si los datos del empleo en Estados Unidos durante mayo hubieran sido robustos, hoy estaríamos a la espera de que se anunciara un incremento de las tasas de interés por parte de la Fed.

Los datos fueron malos y hay consenso de que este miércoles no se anunciará ningún incremento de las tasas, aunque habrá interés y atención por lo que diga el comunicado del banco central más influyente del mundo y lo que exprese la señora Yellen en su tradicional conferencia con medios.

Pero sin duda, el episodio que genera mayor incertidumbre en estos momentos no tiene que ver con la Fed sino con el “Brexit”.

Resulta que de las siete encuestas publicadas a partir del 10 de junio por medios ingleses, en seis de ellas se muestra una inclinación de los votantes por dejar la Unión Europea.

Sin embargo, como bien sabemos en México, las encuestas pueden fallar.

Un alto directivo de un banco europeo me refería hace unos días que ve hoy una historia parecida a la del referéndum sobre la separación de Escocia del Reino Unido: “a la hora definitiva, los votantes mirarán sus bolsillos y decidirán quedarse”.

Aunque esa es una posibilidad, por lo pronto la balanza hoy se inclina por salir.

Existe una gran incertidumbre acerca de las consecuencias concretas de esa separación, en términos de lo que va a significar en relaciones comerciales y financieras. Esa incertidumbre se expresa en aversión al riesgo.

Con este telón de fondo, tendremos sin duda días agitados en los mercados financieros del mundo, con diferente desenlace.

Si el referéndum conduce al “Brexit”, tendremos fechas menos agitadas porque se habrá resuelto la incertidumbre inmediata, pero se mantendrá el riesgo de nuevos brotes de nerviosismo en el largo proceso de instrumentación de esa salida, que no va a ser inmediato.

Si el resultado fuera quedarse, por lo pronto, los inversionistas respirarían tranquilos desde el 23 de junio y el apetito por el riesgo regresaría. El dólar se iría para abajo y el resto de las divisas se revaluaría.

Por eso, creo que, salvo que haya un caos en el mercado cambiario, Hacienda y Banco de México van a esperar a que haya una definición del ‘Brexit’ antes de actuar.

Twitter:@E_Q_

También te puede interesar:

¿Hasta dónde va a llegar el dólar?

¿Alza de tasas y más recortes?

El misterio del dólar y la inflación