Opinión

Le pegarían al peso con un ‘BAT’ 

 
1
 

 

Le pegarían al peso con un ‘BAT’.

¿Cuál sería el efecto que la llamada tarifa de ajuste fronterizo (BAT) podría tener sobre el tipo de cambio del peso frente al dólar?

Ayer, diversos lectores me hicieron llegar este cuestionamiento, preocupados no solamente por el impacto comercial que tendría esa forma nueva de calcular el ISR empresarial en Estados Unidos (EU), sino por su posible efecto sobre la cotización de nuestra moneda.

El propósito de la propuesta fiscal de los republicanos, empujada por Paul Ryan, es incentivar las exportaciones, inhibir las importaciones y propiciar un flujo de dólares a la inversión en Estados Unidos.

Si la propuesta funcionara, entonces veríamos una reducción del déficit comercial de Estados Unidos al mismo tiempo que un incremento en los flujos de recursos que llegan a ese país.

Si a esa propuesta fiscal se suma el alza de las tasas de interés que ya anticipó esta semana Janet Yellen, la jefa de la Fed, entonces el efecto sería un incremento neto del flujo de dólares hacia Estados Unidos y casi con seguridad una apreciación del dólar frente a otras monedas.

De hecho, algunos defensores del BAT señalan que, aunque en una primera instancia pareciera que los consumidores norteamericanos podrían pagar más por los bienes importados, al depreciarse frente al dólar las monedas de los socios comerciales de EU se compensaría al menos parcialmente el incremento de los precios. Es decir, las importaciones serían más baratas en dólares, con un dólar más fuerte.

Para que se compensara plenamente la aplicación de un ISR efectivo de 20 por ciento (según la propuesta de Ryan), sería necesaria una depreciación de otras monedas por lo menos en la misma proporción.

Ayer por la tarde, el dólar estaba en 20.40 pesos. Calcule un 20 por ciento de depreciación… o mejor no lo haga para evitar sustos.

No está claro que la depreciación del peso fuera en esa magnitud, pero lo que sí es un hecho es que el BAT le pegaría a nuestra moneda como un bat.

Como sucede siempre, los mercados descontarían, es decir, reflejarían por anticipado los efectos del BAT en cuanto se supiera que forma parte de la iniciativa de Trump.

Desde que Donald Trump asumió la presidencia, el mercado cambiario mexicano se ha mantenido relativamente ordenado y el peso le ganó ya 7.0 por ciento al dólar.

Sin embargo, esta relativa estabilidad podría verse afectada por la propuesta fiscal que le hemos comentado, a anunciarse quizás en algún momento de marzo.

Le reitero lo dicho previamente. Trump no se ha declarado hasta ahora partidario del BAT.

Sin embargo, para él, la tarifa de ajuste fronterizo puede tener un doble atractivo. Por un lado, tener un impacto proteccionista y al mismo tiempo recaudatorio.

Lo primero es lo que ha prometido. Lo segundo lo requiere porque una baja de las tasas impositivas, como pretende, reduciría los ingresos del gobierno. Y el BAT sería una de las formas de compensar esa caída.

Ojalá que Trump siga pensando que el esquema es muy complicado y que las empresas afectadas, como las de comercio minorista y las automotrices, lo convenzan de que sería darse un tiro en el pie.

De lo contrario, habría que prepararnos para otro ciclo de inestabilidad.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Cinco preguntas sobre la ‘tarifa de ajuste fronterizo’
Los empresarios y AMLO
2017, un arranque mejor de lo esperado