Opinión

Las sorprendentes remesas

 
1
 

 

dinero peso billetes (Cuartoscuro/Archivo)

En el primer trimestre de este año el consumo privado se ha mostrado más dinámico de lo que muchos esperaban.

Las ventas de las empresas asociadas a la ANTAD, a tiendas comparables, crecieron por primera vez en términos reales desde 2008 para un primer trimestre. Las ventas domésticas de autos lograron un récord histórico en los primeros tres meses del año.

Uno de los factores que explican este desempeño, cuyo dato conocimos apenas ayer, son las remesas.

En el trimestre tuvieron un crecimiento en dólares de 5.4 por ciento, y en marzo de 7.6 por ciento.

El ritmo de crecimiento en el tercer mes del año se explica por el hecho de que hubo 307 mil remesas más, sólo en el mes o bien 812 mil remesas más en el primer trimestre.

Y en dólares, la remesa promedio subió ligeramente, de 295 a 296 dólares.

Pero además, si se toma en cuenta que el tipo de cambio promedio se encareció en 14 por ciento en el mismo lapso, el aumento del poder adquisitivo en pesos de las remesas enviadas en el trimestre fue de 20 por ciento. Esto quiere decir para los 1.35 millones de hogares que reciben regularmente remesas en México, hubo un extra de recursos en los primeros meses de este año, como quizá no lo habían recibido en los últimos seis o siete años.

La razón de esta alza es el crecimiento del empleo en Estados Unidos.
Estimaciones de Bancomer hablan de un aumento de 150 mil puestos para migrantes en las manufacturas; 105 mil en el comercio; 95 mil en la agricultura y 65 mil en servicios profesionales.

No hay que olvidar que en los 12 meses previos a marzo fueron creados en Estados Unidos 3.12 millones de nuevos puestos de trabajo, lo que significa el mayor incremento de empleo del que se tenga registro en ese país para un periodo semejante.

Las tres entidades que más remesas recibieron fueron Michoacán, Jalisco y Guanajuato. Sin embargo, en 29 estados de la República hubo alzas y sólo en tres se presentaron retrocesos.

Desde luego que no es sólo el crecimiento de las remesas lo que motivó el crecimiento del mercado interno. La masa salarial real del sector formal creció en 5.8 por ciento, sobre todo por un aumento de 4.5 por ciento en el número de trabajadores asegurados.

Y, de acuerdo con las cifras del gasto público que se dieron a conocer el jueves pasado, hubo un crecimiento real de 11.9 por ciento en el trimestre, entre lo que se cuenta un 8.1 por ciento real en la inversión física.

En suma, me parece que hay una configuración de elementos que hace pensar que el desempeño del mercado interno fue y seguirá razonablemente dinámico en este año.

Hoy, que el Banxico presenta su encuesta de expectativas, no es improbable que el consenso haga una estimación del crecimiento del PIB ligeramente abajo de 3.0 por ciento.

El dato sería consistente con la baja que también ha tenido la expectativa de crecimiento de nuestro vecino del norte y que quizás en la segunda mitad del año, atenuará el ritmo de crecimiento de las remesas.

Sin embargo, por lo pronto, para más de un millón de hogares en el país, el año comenzó muy positivo.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Y dónde quedó el recorte?
Los ingresos no petroleros nos salvan
Sindicatos, especie en extinción