Opinión

Las reformas en la vida real

Del plato a la boca se cae la sopa, reza el conocido adagio.

En México ya tenemos servida “la sopa” de las reformas estructurales; ahora hay que tener cuidado de que no se nos vaya a caer cuando queramos llevárnosla a la boca.

Y los riesgos no son pocos. Allí le va una lista de algunos de los que se avizoran.

1- La judicialización amenaza la reforma de las telecomunicaciones. El hecho de que no se haya cumplido con los plazos constitucionales y sigamos sin una legislación secundaria que aterrice la reforma constitucional en las telecomunicaciones puede propiciar entendimientos diferentes de la reforma, que vuelvan a poner en los tribunales de todas las instancias una redacción ambigua.

Quizás las cosas pudieran empezar a resolverse pronto si se envía ya la ley, pero no puede negarse que existe una amenaza de que vuelvan a llover temas a los tribunales por una redacción ambigua de la reforma constitucional.

2- La inseguridad amenaza con enturbiar el ambiente político favorable hacia México. Aunque las condiciones de seguridad no son el único criterio que se toma en cuenta para invertir, ni la inseguridad “al estilo Michoacán” es algo que esté generalizado en el país, de cualquier manera el caso de esta entidad volvió a poner el tema de la seguridad en el foco de los medios internacionales y a generar preocupación, según se apreció ya en la más reciente encuesta entre especialistas realizada por Banxico, que colocó ese problema como en principal factor que puede limitar el crecimiento del país.

Si las cosas mejoran sensiblemente en Michoacán, se le podrá dar vuelta a esa percepción. Si no se logra un avance sustantivo en el primer semestre de este año, la percepción mala puede acentuarse.

3- La desaparición de la prueba Enlace puso de manifiesto los límites de la reforma educativa. Por lo que la SEP estableció, la prueba Enlace era indefendible. Sin embargo, el siguiente esquema de evaluación va a aplicarse hasta 2015. Habrá que verificar que esa evaluación sí es realizada a conciencia y que tenga efectos. De lo contrario, probablemente no tendrá el impacto que se requiere para generar incentivos a la mejor docencia. Y falta aterrizar casi todo en esta reforma.

4- Los amparos a la reforma fiscal. Ayer, el Consejo de la Judicatura Federal informó que hay 89 mil 507 quejosos por la reforma fiscal que interpusieron 7 mil 161 amparos. De acuerdo con la Secretaría de Hacienda, la reforma está construida para no ser vulnerable a estas posibles suspensiones que demandan los contribuyentes. Sin embargo, será hasta ver que el Poder Judicial resuelve a favor de la autoridad que ese juicio de Hacienda podrá ser respaldado.

5- La legislación secundaria en materia de energía. En el caso de esta reforma, todavía falta que conozcamos cómo habrán de aterrizarse las leyes. Aunque se acotó en los artículos transitorios el contenido de las leyes que tienen que crearse o modificarse, hasta no ver en detalle los términos en los que son redactadas y aprobadas, no se tendrá certeza de que se cumplió con la expectativa. Y luego, faltará todavía la manera de convertirlas en licitaciones y asignaciones de bloques. Como quien dice, todavía falta toda una larga y compleja secuencia de hechos para que la promesa se haga realidad.

Campeones de exportación

Un gran avance dieron la Secretaría de Economía y el INEGI para conocer la geografía real de las exportaciones mexicanas.

El hecho de que los domicilios fiscales de las empresas se encuentren en el Valle de México, Monterrey y Guadalajara, distorsionaba los datos previos.

Con la información que ayer se dio a conocer, sabemos que –con mucho- el estado líder de las exportaciones en México es Chihuahua, por la fuerte presencia automotriz y de industria maquiladora. El segundo lugar corresponde a Baja California, por la fuerte presencia de industria electrónica.

Twitter: @E_Q_