Opinión

Las promesas de Enrique Peña Nieto: ¿cumplidas?

 
1
 

 

Enrique Peña Nieto

El candidato de PRI-PVEM, Enrique Peña Nieto, y ahora Presidente de México, hizo 23 propuestas durante su participación en el primer debate presidencial. A la luz del estado que guarda la sociedad y la economía mexicana, parece conveniente hacer, aunque sea grosso modo, un repaso de las promesas hechas y de lo acontecido. Las propuestas a la sociedad mexicana fueron las siguientes:

1 Crear tribunales especializados para dirimir diferencias de competencia (en relación con su propuesta contra los monopolios);
2 Incrementar tres veces la inversión en ciencia y tecnología;
3 Impulsar reformas estructurales como la hacendaria;
4 Crear un sistema de seguridad social universal;
5 Aplicar impuestos justos y progresivos para que quien más gana, pague más, y revisar las atribuciones fiscales de los tres niveles de gobierno;
6 Modelo de libre mercado con propósito social;
7 Reordenar el sistema penitenciario, crear más cárceles y revisar las condiciones de los reos para que accedan a un sistema de preliberaciones;
8 Reajustar la estrategia de seguridad;
9 Ampliar los juicios orales penales;
10 Crear una gendarmería nacional;
11 Erradicar la pobreza alimentaria;
12 Implementar un seguro de riesgos de trabajo y el seguro de desempleo;
13 Pensión universal para los adultos mayores;
14 Modernizar Pemex, con la participación del sector privado;
15 Pagar por servicios ambientales;
16 Bajar el precio a combustibles y hacerlos menos contaminantes;
17 Incrementar apoyos al campo;
18 Ampliar la cobertura educativa;
19 Incrementar la producción agropecuaria;
20 Promover “las fábricas de agua”;
21 Creación de redes para innovación y aprendizaje;
22 Ampliar la cobertura de Procampo y,
23 Entrega de computadoras a niños de quinto y sexto año de primaria.

Además

 Creación del Consejo Nacional Consultivo para el Crecimiento Económico y el Empleo de México (cumplido);
 Crear el Instituto Nacional del Emprendedor (cumplido);
 Crear un fondo de 100 mdp anuales con créditos blandos y programas de apoyo que permitan a las MIPYMES incorporar las tecnologías de la información y comunicaciones en sus procesos.


Economía familiar

 Créditos de la Banca de Desarrollo para mujeres emprendedoras y,
 Seguro de desempleo temporal.


Como puede leerse se trata de promesas importantes que, de cumplirse, pero sobre, todo, de aplicarse con un sentido social, podrían generar niveles de desarrollo mucho mejores que los que la economía mexicana ha tenido después de los años dorados del capitalismo y de la etapa del desarrollo estabilizador.

En varias de las promesas, sin duda el Presidente ha cumplido en haberlas llevado a la práctica, aunque sus beneficios, fueron cuestionados desde un inicio respecto de su carácter realmente positivo y, sobre todo, en los resultados que han mostrado hasta la fecha.

Los casos más sonados son el de la reformas estructurales mencionadas, como fueron la energética y lo relacionado con los precios de las gasolinas y la hacendaria, relacionada con la política fiscal.

Los mexicanos seguimos esperando que la reforma energética coadyuve a impulsar el crecimiento de la economía y de la economía de las familias. Lo que si observamos es que el PIB mexicano mantiene una tendencia francamente mediocre y los precios de las gasolinas, pero de también de la electricidad, han mantenido una trayectoria creciente, excepto una rebaja a inicios de 2016. Por lo demás, los incrementos han sido la regla. Y en el caso de la electricidad, las rebajas, para los consumidores domésticos, han sido marginales. Para los empresarios han sido mayores lo que se ha traducido no en un incentivo al crecimiento del producto industrial si no, básicamente, en un ahorro de un costo importante de los industriales, que se traduce en mayores ganancias.

En el caso de la reforma hacendaria, sin duda hubo un avance, aunque resultaría demasiado calificarla como una que realmente gravó a los ricos mexicanos. Pero lo más importante es que la mayor afluencia de recursos a la tesorería del estado, tampoco se tradujo en una estrategia de inversión pública que acicateara el crecimiento de la economía. Y si esta ilusión existió, pronto se vio desvanecida ante los sendos recursos presupuestales que se han aplicado y que, de manera anticipada, ya se han anunciado que seguirán en el 2017. Los efectos de estos recortes seguramente afectarán la captación de impuestos, ante la disminución de la actividad económica, por lo que los supuestos efectos positivos de la reforma, de hacerle pagar tributos a los que más tienen, se han diluido. Habría que comparar si el monto de los recursos que gasta ahora el Estado son iguales o parecidos a los que captaba, antes de la reforma hacendaria. La gráfica que se incluye ilustra los argumentos anteriores.

El Presidente Peña Nieto adoptó el eslogan de estar Moviendo a México mediante el cumplimiento de hacer transformaciones estructurales a la economía. Algunas de esas promesas han sido cumplidas pero las transformaciones y sus efectos positivos han ciertamente Movido a México, pero en un sentido que no permiten admitir que México está mejor que antes del estado que guardaba cuando no era gobernado por el presidente actual. Entonces, tal vez, las promesas estuvieron mal concebidas y, por lo tanto, lo importante no era cumplirlas. Eso de poco sirve porque lo que siempre al fin cuenta, son os resultados. Lo demás son discursos de campaña que, como sabemos, son huecos y poco se cumplen.

El autor es catedrático de la Facultad de Economía UNAM.

También te puede interesar:

Los avatares del desarrollo: el Perú

¿Es posible lograr la igualdad? El caso de Venezuela

¿Qué tan importante es la educación a distancia en las universidades latinoamericanas? (Parte 1)