Opinión

Las previsiones económicas en
un entorno externo desfavorable

 
1
 

 

ME.Cuatro preguntas que tienes sobre el crudo.


Por Jesús A. Cervantes González.

A lo largo de 2015, el entorno externo que enfrenta la economía nacional se ha deteriorado. Éste se ha caracterizado principalmente por: una fuerte debilidad del mercado petrolero mundial; descensos de los precios internacionales de otros productos primarios; una expansión moderada de la economía norteamericana, acompañada de una desaceleración de su sector manufacturero; signos de atonía en la economía europea con algunas diferencias entre países; fuerte desaceleración de China e indicios de otros problemas; y una desaceleración del volumen de comercio mundial. Ese entorno externo y la incertidumbre que ha generado han impactado de manera desfavorable las posibilidades de expansión de la economía mexicana.

Un factor positivo ha sido la significativa mejoría que ha tenido en Estados Unidos el empleo de los trabajadores mexicanos inmigrantes, que ha propiciado un aumento de su masa salarial y una recuperación de las remesas familiares. Esto último, aunado a la depreciación cambiaria que ha registrado el peso mexicano, ha implicado un fuerte aumento de las remesas medidas en pesos constantes. En los primeros siete meses de 2015 éstas mostraron un incremento anual de 5% en dólares y de 19.1% en pesos constantes, es decir, en poder de compra de ese ingreso. Tal evolución ha tenido un impacto positivo en el gasto de consumo de los hogares receptores.

El paquete económico que recientemente envió el Ejecutivo al Congreso fue congruente con el entorno externo desfavorable al privilegiar la austeridad fiscal para propiciar un marco de estabilidad económica que contribuya a la instrumentación de las reformas estructurales aprobadas. Asimismo, la ratificación por parte del Senado para que el gobernador del Banco de México continúe por un segundo periodo se consideró como una señal del compromiso por consolidar la estabilidad de precios.

El Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF recoge entre sus integrantes una encuesta mensual de previsiones sobre la economía mexicana. El cuadro anexo muestra las expectativas recabadas a lo largo del presente año, medidas por la mediana de cada variable. Se desprende que el crecimiento económico en 2015 se ha ido revisando a la baja para ubicarse en 2.3. Un resultado sobresaliente es que el pronóstico de la inflación para el cierre de año se ha ido ajustando a la baja, aun considerando que el nivel esperado de tipo de cambio se revisó de manera significativa al alza.

En el cuadro también se aprecia que el PIB esperado para 2016 ha ido a la baja para ubicarse en 3%. Por último, un ejercicio interesante que lleva a cabo el IMEF sobre su pronóstico de crecimiento del PIB para 2015 es identificar las posibles fuentes que conducirían a la cifra prevista. La gráfica muestra que la contribución de la demanda interna superará a la de la demanda del exterior y como la debilidad del mercado petrolero ha desalentado la expansión del PIB.

También te puede interesar:

Investigación y educación financiera, en pro del combate a la pobreza

Complicados factores externos para el resto de 2015

Puntos a considerar en devolución de saldos a favor del IVA