Opinión

Las malas noticias cuentan, y cuentan mucho

  
1
  

  

ME. Tranquiliza Carstens… y preocupa corrupción.

El último tercio de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto comenzó con muy malas noticias. El 'efecto Trump' sigue arrollando el futuro mexicano, verbalizado en el tipo de cambio que roza los 21 pesos por dólar, con un incremento en los precios del petróleo por la reducción de la producción de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), pero que en México tuvo el efecto contrario al desplomarse el precio de su mezcla de crudo en poco más de 3.0 por ciento. Lo que parecía el corolario, la arrogante afirmación del secretario de Comercio designado en Estados Unidos, Wilbur Ross, de que la caída del peso frente al dólar era la voz de los mercados que sabían que Peña Nieto tendría que renegociar el Tratado de Libre Comercio Norteamericano, tuvo un tiro de gracia cuando dos horas y media después de una llamada del presidente del Banco de Pagos Internacionales (BIS) –el banco de los bancos centrales–, Jens Weidmann, Agustín Carstens anunció su renuncia a la presidencia del Banco de México.

Carstens se irá sin pelear ni estar sumido en ningún conflicto con el gobierno mexicano. De hecho, de acuerdo con personas que conocen lo que sucedió intramuros ayer por la mañana, el gobernador del Banco de México habló por teléfono con el presidente Peña Nieto y tuvieron una conversación cálida. La relación de Peña Nieto con Carstens ha sido de respeto, aunque llegó a haber tensiones con el entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray, a quien no le gustaba que el banquero central le corrigiera su política económica. Dos veces en este año llamó Peña Nieto a Carstens para hablar sobre el rumbo que llevaba la economía mexicana y el entorno mundial, y sus palabras, guardadas con hermetismo por el gobernador del banco, tuvieron expresiones públicas de críticas sobre la pobreza del crecimiento.

“Eso no gustaba nada en el equipo hacendario, que llegó a verlo como un enemigo de Videgaray”, dijo una persona con conocimiento del sentir en Hacienda. Videgaray salió de la cartera hacendaria, pero mantiene fuerte influencia sobre Peña Nieto. El presidente propuso esta semana al Senado a Alejandro Díaz de León como miembro de la Junta de Gobierno del Banco de México, en sustitución del subgobernador Manuel Sánchez, cuyo periodo concluye el 31 de diciembre, y lo ratificó sin problema. La designación de Díaz de León fue a instancias de Videgaray, a quien llevó a trabajar con él a la Secretaría de Hacienda como director de la Unidad de Crédito Público, y más adelante nombró en el Banco Mexicano de Comercio Exterior.

Díaz de León fue una cuña para Carstens. Lo que personas cercanas a él sugirieron, más como sospecha que con certidumbre, que ello pudo haber sido una de las razones de su renuncia. Funcionarios cercanos a Videgaray desestimaron por completo la insinuación. “No tuvo nada que ver con la renuncia”, dijo uno de ellos, quien aventuró que se trataría de una decisión personal. En efecto, dijeron personas cercanas a Carstens, fue una decisión personal en la que comenzó a pensar hace unas semanas, cuando del Banco de Pagos Internacionales, con sede en Basilea, Suiza, le dijeron que se encontraba en la lista de finalistas para ser nombrado gerente general.

El BIS, por sus iniciales en inglés, no recibe solicitudes para aspirar al cargo. Lo que existe es un Comité de Nominación integrado por los llamados siete sabios monetarios, presidido por Weidmann, quien es el gobernador del Banco Central de Alemania, y al que pertenecen Mark Carney, del Banco de Inglaterra; Mario Draghi, del Banco Central Europeo; Haruhiko Kuroda, del Banco de Japón; François Villeroy de Galhau, del Banco de Francia; Ignazio Visco, del Banco de Italia, y Janet Yellen, de la Reserva Federal de los Estados Unidos. Lo que hacen es un sondeo en el mundo y una vez que llegan a un acuerdo, lo proponen al Consejo de Administración. Ayer sesionaron a la una de la mañana hora de México, y a las siete, Weidmann habló con Carstens para informarle que lo habían escogido y que sólo tenía dos opciones inmediatas: aceptar o rechazar la designación.

Carstens, dijeron cercanos a él, no se esperaba que lo nombraran, entre otras razones porque nunca antes el BIS había sido dirigido por un banquero de un país emergente, pero tras aceptar el cargo, le habló al presidente Peña Nieto para notificarle que renunciaría el 1 de julio próximo, para asumir la nueva encomienda, que es por cinco años. No había opciones para el presidente. El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, quien es muy cercano a Carstens, también fue tomado por sorpresa con la noticia, pero dijo, tras la confirmación de su salida, que la transición sería sin problemas. Carstens ha dicho en varias ocasiones que el Banco de México es una institución muy sólida que no depende de una sola persona, por lo cual no se esperarían turbulencias.

Eso es lo único bueno, podría uno pensar, de este anuncio. Carstens era la voz crítica de la política económica peñista y un referente, aunque irritara la piel hacendaria, sobre los desvíos o equívocos de su conducción. Un amplio texto publicado sobre él en la revista Americas Quarterly en julio pasado, señaló: “Este hombre es brillante. Entonces, ¿por qué la economía no crece más rápido?” La respuesta del mismo autor, Brian Winter, experimentado excorresponsal en México, fue: “Porque pese a funcionarios talentosos como Agustín Carstens, desafíos como (la falta) de un Estado de derecho, continúan frenando a México”.

Twitter: @rivapa

También te puede interesar:
Osorio, por la presidencia
Cambio en la SEIDO
2018: Videgaray y Meade