Opinión

Las “líneas de defensa”
del peso

1
 

 

Peso (Bloomberg)

Si bien el peso empieza a recuperar parte del terreno perdido, la Comisión de Cambios mantendrá una intervención a través de mecanismos transparentes y basados en reglas para asegurar una liquidez adecuada en el mercado.

Los conocidos son los dos tipos de subastas diarias de dólares, una con precio mínimo y otra sin él, donde el mercado determina el tipo de cambio al que se asignan los dólares que ofrece el Banco de México.
Y sólo en caso de movimientos sumamente erráticos y especulativos, no se descarta la posibilidad de recurrir a una intervención discrecional fuera de esos mecanismos.

“Pero sería algo realmente extraordinario y temporal”, aclaró el gobernador del Banxico, Agustín Carstens, en el marco de la reciente Convención Bancaria.

Luego recordó que todas las acciones que se toman en materia cambiaria dependen de la Comisión de Cambios, que preside el secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

De acuerdo con Carstens, la primera línea de defensa es permitir el ajuste del tipo de cambio que el mercado requiera, porque tiende a ser un factor estabilizador.

Eso no es sino dejar que el peso se deprecie frente al dólar para absorber los choques externos, o que también se aprecie, como lo ha hecho desde la semana pasada después de que el 10 de marzo el tipo de cambio alcanzó valores máximos históricos.

Cuando disminuye el precio del petróleo hay un menor ingreso de divisas y el tipo de cambio se deprecia, pero el ajuste del peso propicia que otras exportaciones se vuelvan más competitivas.

Al aumentar, tienden a compensar el efecto inicial de la falta de ingresos causada por la caída del precio del petróleo, por lo que el ajuste cambiario es un estabilizador, ejemplificó Carstens.

El Banxico ha tenido que intervenir vendiendo dólares y comprando un monto equivalente en pesos para ordenar el mercado y dotarlo de liquidez.

Lo que las autoridades pretenden con la intervención es que el tipo de cambio no se aleje de manera significativa de un nivel congruente con los fundamentos económicos del país.

A partir del 9 de diciembre, la Comisión de Cambios introdujo las subastas diarias de 200 millones de dólares, que se asignan sólo cuando el peso se deprecia en un día más de 1.5 por ciento.

Esa medida, que sólo se ha activado los pasados 11 de diciembre y 6 de marzo, estará vigente “hasta nuevo aviso”.

Y a partir del 11 de marzo introdujo las subastas diarias de 52 millones de dólares sin precio mínimo, que desde entonces han sido asignados todos los días.

Ese mecanismo estará vigente hasta el 8 de junio y después se evaluará la conveniencia de mantenerlo.

La Comisión de Cambios no quiere enviar una señal de que sus acciones están dirigidas a defender un nivel específico del tipo de cambio, porque eso sería tanto como limitar la fluctuación del peso frente al dólar.

En efecto, la intervención no debe socavar al régimen de flotación.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
Atínele al PIB: ¿quién da más… o menos?
El dilema de Banxico: ¿adelantarse o esperar?
¿Qué tan negativo es el panorama para el peso?