Opinión

Las lecciones de
Salinas de Gortari

Le paso al costo la siguiente cita:

“Por bien diseñada que esté una reforma, esta fracasa durante su ejecución cuando los gobiernos se vuelven complacientes o cómplices de los monopolios privados. Hay regulaciones esenciales y regulaciones innecesarias. De otra manera se caería en el absurdo de responsabilizar del desastre en el que se encuentra hoy Pemex al acto original de la expropiación del petróleo, o señalar que la miseria de los campesinos es responsabilidad de la entrega de la tierra que permitió la reforma agraria”.

Se trata del artículo que el expresidente Carlos Salinas de Gortari publica hoy en EL FINANCIERO.

Adicionalmente, concluye con una cita de Octavio Paz.

El proceso de privatización ha desplazado a políticos y burócratas de posiciones clave en el control de la economía. Esto contribuyó a abrir el camino de la democracia”.

Los puntos de vista del expresidente Salinas siempre son polémicos, pero sin duda requieren tomarse en cuenta, por dos razones. La primera es que fue un protagonista de la historia. No le contaron. Lo vivió, y en muchas ocasiones lo causó. La segunda es que, reconocido por tirios y troyanos, por partidarios y críticos, es un hombre inteligente y agudo.

El artículo de Salinas cuestiona los resultados que hoy vive el país en materia de telecomunicaciones.

Para hacerlo, refiere los datos de la OCDE que caracterizan a Telmex-Telcel como empresa dominante, pero además valida el juicio de que se trata de una empresa ineficiente y abusiva.

Cito de nuevo al expresidente:

“El señor Slim resultó ser un empresario hábil que aprovechó la débil regulación del Estado para establecer la posición dominante de Telmex”. Y sigue adelante: “También tuvo suerte al entrar al mercado Latinoamericano de telefonía móvil cuando estuvo más barato. Su fortuna descomunal exhibe a gobiernos neoliberales permisivos que durante años mantuvieron una regulación ausente que facilitó su acción monopólica (subrayados míos)”.

Se podría discutir si los tres años que se dieron a Telmex como exclusividad en la larga distancia tras su privatización, fueron excesivos o no. Pero lo que me parece que está fuera de debate es el hecho de que en las siguientes dos décadas, el Estado mexicano, durante los gobiernos de Zedillo, Fox y Calderón, fracasó, por las razones que se quieran, en establecer una regulación eficaz.

Apenas hoy, a tumbos y con titubeos e insuficiencias, mediante la reforma de las telecomunicaciones, estamos tratando, como sociedad, de subsanar esa deficiencia.

Lo escrito por Carlos Salinas no sólo lo distancia de Carlos Slim, cuya cercanía fue tema por años de mitos y consejas populares, sino que deja ver la importancia de la regulación.

Las grandes reformas que pretenden marcar fronteras entre épocas se puede quedar en intentos si al final de cuentas fallan en establecer con claridad el detalle de las reglas del juego.

Hoy tenemos muchas reformas en el camino que requieren aprender de esa experiencia.

Ojalá lo hagan.

Twitter: @E_Q_