Opinión

Las finanzas dependen de la política

 
1
 

 

Las finanzas dependen de la política.

Ni quiso correr riesgos el Banco de México. Ayer tomó la decisión de aumentar su tasa de interés en medio punto porcentual, para “mantener la inflación y sus expectativas bien ancladas”.

En lo que va de este año la tasa de interés se ha incrementado en 1.5 por ciento, a pesar de que hasta ahora la Reserva Federal de los Estados Unidos no ha incrementado sus tasas en 2016.

La razón de este incremento es el encarecimiento del dólar. En lo que va del año, el dólar ha subido de precio en 13.5 por ciento. Y el Banco de México sabe que allí hay una fuente de presiones inflacionarias.

Elevar el costo del dinero y por lo mismo el rendimiento de las inversiones en el país, implica un intento de evitar una mayor depreciación de nuestra moneda frente al dólar.

Pero, al menos en la tarde de ayer, no funcionó.

Desde que se anunció la decisión del Banxico hasta las ocho de la noche de ayer, el dólar se había encarecido en 17 centavos.

¿Cómo explicar que la divisa norteamericana se mueva en sentido opuesto al que supuestamente debía moverse?

Si en lugar de ver el comportamiento de las tasas de interés vemos lo que ha pasado con las encuestas electorales en Estados Unidos, encontramos que después del debate la intención de voto a favor de Hillary Clinton no se ha movido. En el promedio, la candidata demócrata sigue arriba tres puntos, lo que implica que prácticamente está en el margen de error.

El hecho de que, tras un debate en el que claramente salió vencedora Hillary, no se hayan movido las intenciones de voto, explica que la decisión del Banco de México no haya tenido efecto sobre el precio del dólar.

Pareciera que el valor de nuestra moneda ya no está respondiendo a indicadores financieros, como el rendimiento que ofrecen los activos en pesos, sino esencialmente a lo que suceda con el proceso electoral de Estados Unidos.

Como aquí le comentamos en la semana, el hecho de que la candidata demócrata haya ganado indiscutiblemente el debate no significa necesariamente que avance en las encuestas. Sería lo previsible, pero hay tantos rasgos inéditos en el actual proceso electoral de Estados Unidos, que ya no sorprende que la ventaja de Hillary no se haya ampliado tras el debate del lunes pasado.

Había expertos que señalaban que el Banco de México debía reservarse sus municiones para una fecha posterior. Otros consideraban que era necesario dar el mensaje de que tomará las acciones necesarias para impedir un brote de inflación.

El hecho es que, a diferencia de lo que pasó en las anteriores fechas en las que se aumentó la tasa (el 17 de febrero y el 30 de junio), ahora la decisión no fortaleció al peso.

Así que más nos vale que la señora Clinton siga teniendo éxito tanto en la campaña como en los futuros debates, con objeto de que el escenario de un posible triunfo de Trump vaya quedando disminuido y con ello el valor del dólar se dirija hacia abajo.

La lección, además, debe haber sido aprendida: los instrumentos del Banxico ya no tienen influencia significativa en la fijación de la paridad de nuestra moneda.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Por qué invierten más los extranjeros
¿Viene en camino la estabilidad?
Una crisis que no termina