Opinión

Las fallas de la inteligencia

 
1
 

 

Bala. (Cuartoscuro/Archivo)

Frente a la violencia que aún viven muchas regiones del país y la ineficacia de la estrategia de contención por la vía de la fuerza, tanto en el ámbito privado como público, se ha generado la exigencia de privilegiar y fortalecer las operaciones de inteligencia para lograr resultados exitosos en la lucha contra el crimen. Sin embargo, a pesar de que en los últimos años se han destinado ingentes recursos a la creación de centros de monitoreo, los famosos C-4 y unidades de análisis, la violencia continúa imparable.

Pretender que la inteligencia es accesoria y se reduce a la construcción de inmuebles con recursos tecnológicos para la vigilancia técnica, es una visión sesgada y hasta peligrosa, si no se comprende la importancia neural de sus complejos procedimientos y la utilidad que aporta como corazón de las decisiones.

Como ejemplo reciente, el pasado lunes fueron asesinadas dos personas en San Pedro, Nuevo León, una de ellas, precisamente el coordinador de inteligencia de la Agencia Estatal de Investigaciones. Médico de profesión y dedicado a la producción fílmica. La pregunta es si sus credenciales cubrían el perfil para haber sido designado por el independiente gobernador en tan delicada y arriesgada responsabilidad, en una entidad por demás compleja y bronca.

La inteligencia es una función crítica en cualquier organización. Su finalidad es la producción de elementos de juicio que fortalecen la toma de decisiones para enfrentar riesgos y amenazas. Es una actividad científica, de técnicas especializadas, que requiere profesionales formados y calificados exprofeso, pero demanda también, una mínima cultura sobre sus procesos, por parte de quien debe usar sus productos para decidir, ya sea el director general de una gran empresa o un alto funcionario público.

La inteligencia falla cuando quienes mandan carecen de inteligencia o se exceden en arrogancia.

El autor es catedrático de la Universidad Anáhuac México Norte.

También te puede interesar:

Contra el mal humor: el circo

Inteligencia plástica

Efectos de la contaminación ambiental