Opinión

Las dudas del sector privado


Cuando los pronósticos económicos se ven como promesas políticas

Hace algunos años un viejo político priista me decía, con justa razón, que los tiempos políticos no son los tiempos de la economía.

A pesar de estar por debajo de los estimados del mercado, el dato del PIB al primer trimestre, dado a conocer el viernes pasado por el INEGI, que preside Eduardo Sojo Garza Aldape, no causó sorpresa.

El informe indicó que la economía creció 1.8 por ciento anual durante enero-marzo, cuando el consenso era de 2.1 por ciento.

Llama la atención que a pesar que tanto Banco de México, de Agustín Carstens, como Hacienda, de Luis Videgaray Caso, tienen en sus filas a los mejores economistas del país, por segundo año consecutivo se tienen que revisar las cifras económicas en baja.

Como imaginará, el hecho de que la economía no repunte ha generado malestar e inquietud, en especial en el gabinete económico del presidente Enrique Peña Nieto, y del empresariado y del ciudadano, mejor ni hablamos.

El problema radica en que los estimados económicos oficiales quieren verse como promesas políticas de mayor bienestar que no llegan.

Esto no es nuevo en nuestro sistema político y ahora la duda de los analistas es si México podrá alcanzar el nuevo estimado para el PIB ubicado en 2.7 por ciento.

Creo que el secretario Videgaray y sus brillantes economistas han subestimado el efecto que tiene en consumidores y empresas comenzar a revisar nuestro esquema tributario, algo que sin duda era necesario.

Tampoco han ponderado en sus estimados el efecto de la inseguridad en las decisiones de los agentes económicos. Simplemente ¿quién en su sano juicio podría invertir en estos momentos en Tamaulipas?

El caso es que ningún economista serio pensaba a finales del año pasado que México podía pasar de un crecimiento de 1.1 por ciento en 2013 a otro de 3.9 por ciento en 2014 cobrando más impuestos.

Como le digo, pretender que se cobren mejor los impuestos era algo urgente para la economía, pero en ningún país se ha visto que esa sea la medicina para crecer en el cortísimo plazo, como pensaba el mandamás en Hacienda.

Ahora el nuevo pronóstico oficial obliga a que en los siguientes tres trimestres la economía presente variaciones positivas de 3 por ciento, que aún falta camino para alcanzar, con todo y la recuperación que muestran las exportaciones.

Y es que con cifras ajustadas por efecto calendario, la economía creció en el primer trimestre apenas 0.6 por ciento.

Añada que la actividad industrial presentó en dicho lapso un crecimiento nulo, en contraste con la producción agropecuaria que tuvo avance de 4.9 por ciento anual.

El sector servicios a su vez registró un crecimiento de sólo 1 por ciento, por lo que algunos analistas privados desde el viernes pasado consideran que incluso, el nuevo estimado de 2.7 por ciento, es optimista. Al tiempo.

La ruta del dinero

Nada que el "modus operandi" de Ricardo Orrantia para defraudar al gobierno federal a través de Grupo Altavista fue tan exitoso en materia de compra de voluntades en la SEP, que su modelo lo replicó en Pemex Exploración y Producción (PEP) cuando el cuestionado Carlos Morales Gil era el director de esta importante división de Pemex. Resulta que aún cuando Orrantia no tenían experiencia en el sector de hidrocarburos, casi en forma milagrosa logró que le adjudicaran multimillonarios contratos para el "Servicio Integral de Monitoreo de Pozos de Activo Integral de Aceite Terciario del Golfo" con un monto mínimo de 8.4 millones de dólares y un máximo de 21 millones de dólares. Las cantidades son tan disímiles que se podía ganar el concurso con el monto mínimo y luego hacer los trámites con Pemex para obtener el monto máximo. ¿Le parece una historia conocida?

Muy activo se ha visto al presidente de la Coparmex, Juan Pablo Castañón Castañón. En los últimos días firmó tres convenios de colaboración de gran importancia. El primero (el martes) con la Asociación de Empresarios Mexicanos en Estados Unidos (AEM) fue un memorándum de entendimiento, signado con la presencia del embajador de los Estados Unidos en México, Anthony Wayne, que busca impulsar las operaciones comerciales y generar vínculos de cooperación e intercambio de bienes y servicios. El segundo (miércoles) fue un convenio marco con la Universidad de Texas (A&M), firmado en Laredo. Promoverá la investigación y el intercambio de información para aprovechar los conocimientos que tienen en materia de tecnología particularmente en energía. Y el último (jueves) con el IMJUVE en el marco de la reunión nacional de empresarios jóvenes que congregó a más de dos mil participantes. Con la presencia del gobernador Graco Ramírez, Castañón firmó el convenio con José Manuel Romero Coello (IMJUVE) buscando la colaboración para difundir y promover oportunidades empresariales para jóvenes…

No cabe duda que en Quintana Roo se trabaja duro en materia turística, y los ejemplos están a la vista. Durante la pasada edición del Tianguis Turístico se rompieron todas las metas establecidas: con 61 países participantes, más de 38 mil citas de negocios y una derrama económica superior a los 800 millones de dólares. Hace unos días, el INEGI informó que el estado ocupó el segundo lugar en crecimiento económico, con un incremento del 4.7 por ciento, gracias al desarrollo y fortalecimiento de actividades relacionadas con servicios hoteleros, restaurantes, comercio, transporte y alquiler de bienes muebles. El gobernador Roberto Borge, junto con la Secretaria de Turismo Federal, Claudia Ruiz Massieu, lanzaron el proyecto de playas incluyentes y fue tal el éxito que cuando el presidente Peña conoció el proyecto personalmente en Playa Delfines, autorizó un incremento al doble en el presupuesto para el desarrollo de ese tipo de playas a nivel nacional.

Correo: rogeliovarela@hotmail.com