Opinión

Las copas y su influencia en el sabor del vino

   
1
       

        

Vino

Las copas son un instrumento indispensable para poder disfrutar un vino, aunque quien prefiera beberlo directamente de la botella seguramente lo beberá por los efectos secundarios de su ingesta inmoderada, mas no con el fin de entender y disfrutar el vino.

Toda copa que sea utilizada para vino debe ser transparente con el fin de apreciar el estado y edad de un vino. Si entre su patrimonio se encuentra una colección de costosas copas de cristal de color de Murano del siglo XIX, sin duda alguna son objetos valiosísimos y de primera calidad pero para poder apreciar el vino no son adecuadas.

La forma de la copa es un aspecto esencial. Existen muchísimas en el mercado, sin embargo la forma ideal para degustar un vino consiste en que la copa sea más ancha del cuerpo y angosta en la boca, lo que permite que los aromas característicos del vino sean mejor apreciados, mientras que si tenemos copas con la boca mucho más ancha que el cuerpo, los componentes aromáticos no serán valorados en su totalidad. Un ejemplo típico de estas copas inadecuadas son las copas que se usaban antes para servir champaña. Estas copas eran muy anchas en el cuerpo y la abertura de la boca era igual de anchas y no permiten captar los cautivantes aromas emanados de un suculento champaña.

¿Cuáles son mejores para beber vino, las de vidrio o cristal? Sin lugar a dudas las mejores son de cristal porque son más delgadas que las de vidrio, por lo tanto conservan a mejor temperatura el vino ya que no guardan tanto calor como una gruesa copa de cristal, además al ser las copas de cristal más porosas permiten que el vino se impregne en una mayor superficie lo cual resulta en una mejor apreciación de los aromas que el vino nos pueda ofrecer.

Los invito a hacer la siguiente prueba: Descorchen una botella de vino tinto y sírvanlo a una temperatura aproximada de 16° C en una copa de vidrio. Huelan la copa sin agitarla, y posteriormente agiten su contenido. Registren la cantidad aromas que perciban, independientemente si los identifican o no. Prueben el vino y fíjense en las sensaciones que les provoca. Posteriormente vacíen el contenido de la copa en una copa de cristal y procedan a llevar a cabo la misma operación. ¿Sabe igual el mismo vino en la primera copa que en la de cristal? Juzguen ustedes mismos.

Existen marcas muy famosas de copas que aseguran tener una copa por cada tipo de uva. Según la ciencia, existes cerca de 6 mil variedades de uva apta para elaborar vino. Si esto fuera verdad, en caso de que quisiéramos comprar un juego completo de copas para seis personas necesitaríamos comprar 36 mil copas. Absurdo pero excelente marketing de ciertos vendedores.

Lo que debe considerar un fabricante de copas son las sensaciones que provocan los diferentes estilos de vino: alcohol, acidez y astringencia. No gasten su dinero en copas caras, compren por pieza y hagan la prueba ustedes mismos. ¡Salud!