Opinión

Las casas falsas y el fraude de Homex

 
1
 

 

Vivienda en El Marqués

Qué grotesco fue el fraude que hizo la viviendera Homex descrito con gran detalle por la Securities and Exchange Commission (SEC) el viernes, al anunciar que la empresa mexicana —ahora renacida y encabezada por Eustaquio de Nicolás— había llegado a un acuerdo con ellos por un gran fraude cometido. ¿Cuál fraude? Inflar artificialmente su contabilidad diciendo que había vendido casas que ni siquiera construyó.

Pero lo más sorprendente fue la forma en la que la SEC revela cómo lo descubrió: utilizando imágenes satelitales. En una imagen del comunicado, se aprecia con total claridad lo que Homex reportó durante los años 2009, 2010 y 2011: que había completado un proyecto de decenas de vivienda. No obstante, la imagen de satélite tomada el 12 de marzo del año 2012 muestra terrenos vacíos y un proyecto de vivienda sumamente incompleto respecto de lo que se reportaba financieramente.

Este caso sirve para dos cosas. Primero, para verificar que el proceso de concurso mercantil y de separación en su momento de los directivos Gerardo de Nicolás y Gerardo Moctezuma fue el correcto. Hubo un fraude, grave, que ahora la empresa acepta a cabalidad ante la autoridad de Estados Unidos. Segundo, para dar una muestra de la capacidad de investigación de la autoridad del mercado bursátil en Estados Unidos. Lo segundo es infinitamente más potente que lo primero, porque revela que la tecnología está siendo utilizada de forma inteligente en todo el espectro de análisis e investigación del regulador allá, algo de lo que no tenemos conocimiento que ocurra en nuestro propio país.

En la comunicación de la SEC se lee que Melissa Hodgman, directora asociada de la División de Cumplimiento de la Ley de la SEC dijo: “utilizamos imagen satelital de alta resolución para desenmascarar el hecho de que decenas de miles de casas supuestamente construidas realmente sólo eran tierra plana”. ¡Zoc!

Llama mucho la atención la comunicación de la SEC. Más allá de anunciar que llegó a un acuerdo con Eustaquio de Nicolás para ponerle punto final a esta investigación, el detalle y cariz que provee son más bien un alarde del alcance y las capacidades que tiene esta institución.

Si usó satélites para investigar a una empresa mexicana cotizando en la Bolsa, ¿qué más podría hacer si presumiera que alguna otra empresa de nuestro país, eventualmente, viola la normatividad vigente en detrimento de los inversionistas de Estados Unidos?

Bien por la SEC que desvela un caso grotesco con lujo de detalle. Pero esto plantea un reto para la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) respecto de los instrumentos de los que dispone para conducir investigaciones sofisticadas como esta en México. No puede quedarse atrás.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Franquicias crecerán 11% en puntos de venta en 2017
La crisis en Uber
Bosco: El agro no es el blanco de Trump