Opinión

Las amenazas que sobrevivirán a Trump

 
1
 

 

Donald Trump en el debate (Bloomberg)

De acuerdo con RealClearPolitics, en el promedio de las encuestas publicadas hasta el día de ayer, Hillary Clinton ya va adelante de Donald Trump por seis puntos en la votación popular.

En el más reciente pronóstico, que además de las encuestas considera datos económicos y el comportamiento electoral previo, Nate Silver considera que Clinton obtendría 318 votos electorales mientras que Trump ganaría 220 votos. La diferencia es de 98 votos, un margen equivalente a 18 por ciento del total, una victoria más que amplia.

La perspectiva de que la candidata demócrata sea la ganadora de las elecciones ha hecho suponer que después del 8 de noviembre se va a acabar la incertidumbre económica y financiera.

¿Sería así?

Lamentablemente no. Podrá quedar atrás el temor de que un excéntrico y desequilibrado como Donald Trump llegue a la Casa Blanca, pero van a mantenerse múltiples riesgos.

Le enlisto algunos que no podemos perder de vista.

1.- Hillary Clinton no es una partidaria del Tratado de Libre Comercio.

Cuentan algunas personas que participaron en la negociación que condujo a la ratificación del Tratado en el ya lejano año de 1993 que una oposición activa fue la de la primera dama. En su página de campaña se lee textualmente lo siguiente como una de sus metas: “Hillary no apoyará tratados comerciales como la Asociación Trans-Pacífica (TPP, en inglés) que no cumplan con los altos estándares de aumentar los salarios, crear trabajos bien pagados y mejorar nuestra seguridad nacional”. En privado ha dicho que podría proponer reabrir el TLCAN.

2.- La Reserva Federal muy probablemente incrementará sus tasas de interés en diciembre. De acuerdo con los futuros de Fondos Federales en Estados Unidos, existe un 67.6 por ciento de probabilidades de que la Fed suba su tasa de referencia el 14 de diciembre hasta en medio punto. Y, en consecuencia, es también probable que el Banco de México vuelva a aumentar la propia el 15 del mismo mes. Ese factor también puede encarecer de nuevo el dólar o ser un factor recesivo en el desempeño de la economía mexicana.

3.- Podría bajar la calificación de la deuda mexicana. Moody’s y Standard & Poor’s han puesto en perspectiva negativa la calificación de la deuda mexicana. Va a ser necesario un riguroso control del gasto público, que incluso se ajuste a la baja si por cualquier razón hay imponderables el próximo año que obstaculicen el cumplimiento de la meta de superávit primario. No va a ser un año fácil ni para el gobierno ni para la economía en su conjunto.

4.- El ambiente preelectoral federal va a generar tensiones. En el curso de 2017, además de los factores económicos, tendremos un ambiente político que va a hacerse cada vez más denso y complejo. Vamos a tener seguramente tensiones al interior de los partidos mayores, como PRI, PAN y PRD. Pero adicionalmente, el funcionamiento del aparato del gobierno va a verse condicionado por la cercanía electoral. Nada para celebrar y que puede ser una fuente adicional de incertidumbre.

En suma, ¡qué bueno que no gane Trump!, pero ese hecho no va a alejar las múltiples amenazas que de todas formas tendremos.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Es tiempo de vender dólares?
Trump, ¿The Game is Over?
Estamos deprimidos, temerosos y desconfiados