Opinión

¿Las Afores emitiendo deuda?

 
1
 

 

afore

Francisco Murillo.

Vicepresidente del Comité Técnico Nacional de Administración Integral de Riesgos IMEF

Hace algunos días escuché en la radio la intención de algunas Administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro (AFORES) de ser emisores de un tipo de instrumento financiero llamado CKD (Certificados de Capital de Desarrollo).

Antes de continuar, se destacan algunos aspectos sobre el desempeño de las AFORES: cada una administra por lo menos cinco SIEFOREs (Sociedad de Inversión Especializada de Fondos para el Retiro); la división de las mismas va en función de los grupos de edades de los trabajadores que participan en cada una; el nivel de riesgo asumido por las inversiones de cada SIEFORE va acorde al grupo de edad, entre mayor sea, menor será el riesgo. El rendimiento acumulado entre noviembre 2013 y noviembre 2014 se distribuye de la siguiente manera:


Lo anterior evidencia las dificultades que enfrentan las AFORES para cumplir con la responsabilidad de administrar fondos cuyos regímenes de inversión están claramente definidos y que a pesar de ello no han servido de mucho para proteger los intereses de los trabajadores. El Régimen de Inversión se refiere a los tipos de instrumentos y operaciones que puede hacer cada SIEFORE.

Como ejemplo y experiencia personal, hace meses, al recibir el estado de cuenta de mi AFORE, llegó también un comunicado emitido por la CONSAR donde se explica la pérdida en el valor de la AFORE. Lo anterior resulta extraño ya que se trata de una instancia reguladora explicando la gestión de una entidad regulada. Cabe destacar que dicha explicación le compete a la entidad y no al regulador.

Es importante mencionar que la CONSAR tiene fama de ser proactiva y estricta en la aplicación de sus leyes y reglamentos; sin embargo, al parecer esto no fue suficiente y tuvo que emitir un comunicado. Otro aspecto es que desde la crisis del 2008 la CONSAR se ha ocupado en emitir nuevas reglamentaciones sobre las métricas por medio de las cuales ejerce su función supervisora, mismas que versan sobre una metodología que se vio abatida por dicha crisis.

Ahora bien, tanto la CONSAR como la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) serán responsables de otorgar la autorización para que las afores sean emisores de CKDs y a consideración de quien escribe, el mercado no está listo. Ejemplo de ello: entre 2005 y 2007, las AFORES fueron autorizadas por la CONSAR para operar derivados –operaciones un tanto complejas que en términos sencillos pueden funcionar ya sea para proteger un portafolio de inversión ante movimientos adversos de mercado y en otros para incrementar los rendimientos- sin embargo, al parecer no funcionaron, de hecho, dicha autorización les fue retirada temporalmente a todas las AFORES.

Los CKDs son instrumentos que, como muchas cosas en este nuestro país, empiezan como una iniciativa de altos vuelos y terminan sin despegar. Estos instrumentos cuentan con una reserva de recursos constituida por las aportaciones de quienes los adquieren; el destino de los recursos (también conocido como “Angel Capital”) son empresas en fase de arranque, lo cual incrementa el riesgo de la inversión.

La implementación de un CKD permite que su administrador –entiéndase un fideicomiso- cobre por efectuar dicha labor; los compradores más importantes de los CKDs son las AFORES, quienes consideran que en algunos casos, dichos cobros son excesivos; debido a esto, las AFORES están buscando ahorrarse dichas comisiones al convertirse en emisores.

Bajo este contexto, surgen las siguientes preguntas:
• ¿Tendrán las afores la capacidad para analizar el potencial de crecimiento de la empresa?
• ¿Cómo se va a regular el tipo de empresas en que se va a poder invertir?
• ¿Cuál será el monto máximo de emisión e inversión por tipo de SIEFORE?
• ¿Cómo se va a proteger el interés de los trabajadores?
• ¿Podrá la AFORE A comprar el CKD emitido por la AFORE B y viceversa?
• ¿Cuánto tiempo podrán estar desinvertidos los recursos obtenidos en la emisión del CKD?
• ¿Qué papel jugará una AFORE como consejero de una empresa?

Estas y otras preguntas no se pueden resolver fácilmente.

Después de toda esta disertación se invita a la reflexión de si será pertinente autorizar a las AFORES a ser emisoras de CKDs.

También te puede interesar

Trabajo conjunto en pro del crecimiento e innovación

Combate a la corrupción internacional

La caída de los precios del petróleo: consecuencias para México