Opinión

La violencia que llegó

   
1
   

   

Revientan mitin de Morena en Coyoacán. (Especial)

¿Cuánto se está dispuesto a hacer para ganar? Los seres humanos somos competitivos casi por naturaleza, pero cuando lo que está en juego es el poder, los alcances pueden ser peligrosos. Hace una semana que el 2018 inició, el año electoral más complejo en la historia reciente del país, y lo recibimos con una violencia que no está siendo sancionada.

En el país, desde el inicio de las precampañas, en diciembre, a la fecha, 11 políticos han sido asesinados, de acuerdo con un recuento del diario Reforma. Ayer supimos que uno más desapareció en Guerrero. De los 11 asesinados, cinco buscaban contender por un puesto en las próximas elecciones.

La violencia ha pegado sobre todo a precandidatos de izquierda, pero en general no ha respetado color ni partido. Tampoco territorio: Guerrero, Tabasco, Jalisco, Chiapas, Baja California, Oaxaca y San Luis Potosí. Lo mismo han muerto alcaldes y hasta legisladores. ¿Y las consecuencias? Hasta ahora nada más allá del bla bla bla de una condena verbal de los partidos políticos. Nadie detenido, nadie castigado por la militancia.

En diversos textos, especialistas han puesto la intromisión del narcotráfico en la política local como un factor que ha hecho más grave el contexto de violencia. Basta con ver que según EL FINANCIERO en un trabajo de 2016, hacía un conteo de 30 políticos asesinados entre 2008 y 2015. En un mes ya superamos la tercera parte de los casos registrados en siete años. Así la dimensión del problema.

Y esta violencia ya alcanzó sitios que, aunque no ha dejado aspirantes o funcionarios asesinados, había mantenido cierto estatus de burbuja en la que, si bien la política siempre ha sido ríspida, no había llegado a las escenas de agresión que 24 días de precampaña ya nos mostraron: Ciudad de México.

La izquierda en la capital ya dio muestra de lo que es capaz con tal de mantenerse en el poder. La batalla PRD vs. Morena ha dejado hasta el momento tres mítines que acabaron en gresca, militantes de Morena agredidos y varios reporteros lesionados. Todos en Coyoacán, territorio hoy gobernado por el PRD, sin un delegado sustituto desde hace un mes, con el delegado Valentín Maldonado de licencia porque busca contender por una curul en el primer Congreso de CDMX, y controlado políticamente por Mauricio Toledo, exdelegado, actual diputado local y aspirante a gobernar Coyoacán otra vez.

¿Quiénes son los responsables? A ciencia cierta no podemos decirlo, porque hasta ahora no se han dado resultados de las supuestas investigaciones de la PGJ. Y aunque no podemos atribuir directamente la culpa a un político que controla ese territorio, el señalamiento de varios exfuncionarios de su administración y la de su mano derecha, Maldonado, dejan en nosotros suficiente lugar a dudas; que un comunicado diga que los agresores del 2 de enero renunciaron el 31 de diciembre y que eso exime a la delegación de responsabilidad, no ayudan a disiparlas.

Durante las protestas en Coyoacán, una simpatizante de Morena, Martha Reyes, se desvaneció y fue trasladada al hospital donde tres días después murió. No fue golpeada, pero estuvo en medio de una gresca que dejó heridos y la sensación de que ya no hay tranquilidad al ejercer el derecho de reunión y asociación política, sin el riesgo de ser atacado por quien piensa distinto.

Una vez que se dio a conocer su deceso, medios atribuyeron la muerte a la agresión de la que culpan al PRD, y autoridades como la Procuraduría y el propio jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, se apresuraron a desmentir la versión y decir que fue ‘por causas naturales’ y que no había denuncia por el caso.

En Twitter, el reportero Samuel Adam, quien ha dado cobertura a estos hechos, escribió: ‘A Martha Patricia Reyes le dio un ataque de hipertensión en un mitin donde aventaron sillas, piedras y cohetones; patearon a asistentes y quemaron propaganda, sin presencia de autoridad. No la mataron los golpes, pero esa tampoco es una muerte natural’.

Hace falta más que un pacto de civilidad firmado como una promesa de campaña que quizá no se cumpla. Hace falta entender que no gana una elección quien pegue más duro.

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:

El año que se va
La Constitución sepultada
Otro periodista asesinado

Sign up for free