Opinión

La vida después del Segundo Informe

El próximo martes 2 de septiembre será una frontera.

La administración de Enrique Peña dirá, en vos del propio presidente: “aquí está el paquete de reformas estructurales que se ofrecieron al arrancar el sexenio”.

Será la más importante construcción de un nuevo andamiaje jurídico e institucional que haya tenido lugar en México desde la época de 1930, en el siglo pasado.

Y quizás sea también el más importante paquete de reformas que país alguno haya hecho en el mundo en los últimos 10 años.

De ese tamaño es el logro… y el proyecto.

A veces perdemos la dimensión de las cosas. Pero estamos ante un cambio del país que quizá no se había visto desde nuestros abuelos.

Ya le he comentado en este espacio: con estas reformas, puede existir la tentación de “nadar de muertito” los siguientes cuatro años y meses de la actual administración. Bastaría con no meter la pata seriamente para pasar a la historia de una manera muy positiva.

El mundo siempre ha tenido una fuerte tensión entre quienes empujan a adaptarse a los nuevos entornos, que paradójicamente son quienes permiten la preservación de instituciones y países, y quienes se quieren quedar en el pasado, que son, contra lo que afirman, los que hunden países, instituciones y hasta imperios.

En la dimensión que nos toca, estamos viviendo esa circunstancia en el México de hoy.

En este contexto, permítame anticiparle lo que creo que seguirá como la parte esencial de la estrategia gubernamental, después del Segundo Informe de Gobierno:

1.- Ejecución, ejecución y ejecución. El presidente, en lo personal, y el equipo cercano en lo general, saben que las reformas estructurales requieren concretarse. Por eso, el nuevo énfasis va a estar en la ejecución. Todos los responsables de hacerlo se van a quedar en el gobierno federal, como piezas clave, comenzando por el secretario de Hacienda.

2.- Bienestar, bienestar y más bienestar. Le puedo adelantar que tan pronto como la próxima semana va a haber anuncios muy importantes en materia de política social. El gobierno le va a poner todo el énfasis a materializar en diversos ámbitos, las reformas y la recaudación adicional, en el bienestar de los más pobres. No le pierda la pista a este tema.

3.- Seguridad y más y más seguridad. La Gendarmería, recién estrenada, apunta a obtener resultados inmediatos en lugares críticos. Valle de Bravo fue apenas el comienzo. Pero el gobierno sabe que esta variable es crítica para evaluar su desempeño, así que tendrá toda la relevancia. Habrá también sorpresas en este ámbito en los próximos días.

Y, desde luego, más pronto que tarde veremos seguramente la entrada de un nuevo equipo al gobierno.

Terminó el tiempo de la defensiva, y los opositores ya dieron la patada de despeje (si se me permite la analogía con el futbol americano). Quizá las piezas clave se mantengan, pero dé por hecho que habrá pronto nueva alineación.

No se equivoque: lo mejor del juego apenas comienza.

Twitter: @E_Q_