Opinión

¿La última Convención Bancaria?

Este jueves se lleva a cabo, en Acapulco, la 77 Convención Bancaria que organiza la Asociación de Bancos de México (ABM), la cual quizá sea la última hecha en este Puerto.

La ABM decidió mantener la sede en Acapulco, en apoyo tras los daños ocasionados por las tropicales “Manuel” e “Ingrid” en septiembre de 2013.

La decisión para elegir de nuevo a ese polo turístico, reconoció Javier Arrigunaga, presidente de los banqueros, fue solamente por solidaridad, aun cuando se habían considerado algunas “otras ofertas interesantes”.
Sin embargo, realizar la Convención Bancaria en una u otra sede o volverla itinerante no es lo relevante, sino que cada año a los banqueros les cuesta más trabajo decidir qué temas serán el centro de atención.

Tan sólo un par de semanas atrás decidieron el nombre: “La banca impulsa la transformación de México”, que ha sido criticado por los directores de diversos bancos, quienes consideran que el programa quedó a deber.

El año pasado fue igual. La expectativa era la reforma financiera y todo giraba alrededor de ella. Se pensaba que para esa fecha ya sería del conocimiento público esa legislación del Pacto por México, pero no sucedió, por lo que el programa tuvo que ser modificado sobre la marcha.

Esta vez el programa contempla la firma de convenios con la Condusef y con la Concamin para apoyar a las Pymes, la presencia del Premio Nobel de Economía, Robert Shiller y del economista en jefe del periódico inglés Financial Times.

En el caso de la firma con Mario Di Costanzo, presidente de la Condusef, es para hacer el relanzamiento de la Matricula Consular como medio de identificación oficial, a fin de que los connacionales que vienen de visita a México puedan abrir cuentas de bancos.

Los anuncios espectaculares son cosa del pasado, salvo que los banqueros y autoridades federales decidan, de última hora, informar lo que han platicado en privado y que puede servir para cambiar la imagen de la banca, es decir, no cobrar comisiones por el uso de cajeros automáticos a las Fuerzas Armadas. Este tema primero fue visto con agrado por los banqueros: apoyar a los efectivos del Ejército que son trasladados para participan en el Plan DN-III, por ejemplo, y que deben retirar su dinero en las escasas sucursales de Banjército.

A los efectivos castrenses se les daría acceso sin pagar comisiones en cualquier cajero, sin embargo, los costos y el que este beneficio pueda ser solicitado por más organismos ha hecho que el tema siga sin definirse.

PRÓRROGA QUE NO ES PRÓRROGA

A partir de hoy, las cajas y sociedades del sector de ahorro y crédito popular que no cumplieron con el registro ante la CNBV estarán en la ilegalidad, aunque esto podría durar sólo unos días si en el Senado aprueban la minuta turnada por la Cámara de Diputados para dar una “ampliación” de plazo por un año más, es decir, trasladar el problema a 2015. La prórroga que dicen no es prórroga.

Twitter:
 @JLeyvaReus