Opinión

La tasa de Fondos Federales y el exceso
de liquidez (parte 1)

En las últimas semanas he percibido un aumento en la preocupación tanto de los participantes de los mercados financieros, como de los miembros del Banco de la Reserva Federal (Fed) y de banqueros centrales en general sobre el exceso de liquidez que existe en el mercado interbancario de Estados Unidos (EU). En este sentido, los miembros del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por sus siglas en inglés) comentaron en las minutas de la reunión de política monetaria del 17 y 18 de junio que “...los participantes de la reunión continuaron comentando sobre los asuntos asociados a la eventual normalización de la postura y conducción de la política monetaria...”.

De hecho, también se discutió la posibilidad utilizar algunos instrumentos para “retirar el exceso de liquidez”. Debido a la extensión de los temas que deseo discutir, decidí partir esta columna en dos. En esta primera parte, intentaré plantear la pregunta a la que deseo dar una respuesta referente al retiro de exceso de liquidez por parte de la Fed. La semana que entra, intentaré ofrecer una respuesta a dicha pregunta, a la luz de algunos fundamentos económico-financieros, como el funcionamiento del mercado interbancario y su relación con la banca central.

Sabemos que una vez que el FOMC redujo la tasa de referencia (o de Fondos Federales o Fed Funds) a niveles cercanos a cero por ciento y al ver que la crisis no cedía, a finales de 2008 la Fed se embarcó en una serie de estímulos monetarios cuantitativos (o quantitative easing o QE) sin precedentes. En el marco de los QE, la Fed llevó a cabo la compra de bonos del Tesoro norteamericano (US Treasuries o UST), así como de bonos respaldados por hipotecas (Mortgage-Backed Securities o MBS) por un monto cercano a cuatro billones de dólares (trillones anglosajones), que en contrapartida significó una fuerte inyección de dinero.

Ahora que muchos indicadores económicos apuntan a que la economía estadounidense ya está experimentando una recuperación sólida y no sólo síntomas de mejoría –sobre todo porque el grado de apalancamiento de los hogares ya se encuentra en niveles “más sanos” y el mercado inmobiliario lleva varios trimestres repuntando–, los miembros del FOMC están hablando de recoger parte de esa fuerte liquidez que inyectaron. En otras palabras, primero fue la “atenuación” de las compras de bonos o tapering –en donde el FOMC ha reducido las compras mensuales de bonos de 85 mil millones de dólares en diciembre de 2013, gradualmente a 25 mil millones de dólares actualmente–, y ahora ya se comenta el posible retiro del “exceso de liquidez”.

Recordemos que el proceso de “normalización de política monetaria” en EU, de acuerdo a como lo planteó el FOMC hace algún tiempo –todavía liderado por el expresidente Bernanke–, era: (1) el tapering, que ya está ocurriendo; (2) subir la tasa de los Fed Funds, tiempo después de haber terminado el tapering; y (3) determinar si es necesario “desinflar” el balance de la Fed, i.e. evaluar la posibilidad de vender los bonos que se fueron comprando en los QE. En este sentido, quiero enfatizar en que uno de los mensajes de este procedimiento, es que la Fed se comprometió a no vender bonos antes de comenzar un ciclo de alza de tasas de Fed Funds, por lo que de facto, el FOMC quitó de la mesa la oportunidad de retirar exceso de liquidez vía venta de bonos.

Eso explica por qué el FOMC está comentando sobre otros mecanismos para retirar liquidez. No obstante lo anterior, hasta este punto, considero que no se entiende bien por qué tienen que retirar liquidez antes de subir la tasa de Fed Funds. Como comenté al inicio de esta columna, la próxima semana intentaré dar una respuesta a esta pregunta, de la que emanan otras más complejas como: ¿De qué manera retirarán ese “exceso de liquidez”? ¿Cuánta liquidez debe de retirar para eliminar dicho “exceso”? y ¿Cuándo podrían comenzar a retirarla?

* El autor es director general de Análisis Económico de Grupo Financiero Banorte. Las opiniones que se expresan en el artículo no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, por lo que son responsabilidad absoluta del autor.

Twitter: @G_Casillas