Opinión

La Suprema Corte la hace de emoción

Por mayoría de votos (8-3), la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) rechazó la petición de los senadores del PRD, Alejandro Encinas, Mario Delgado y Manuel Camacho Solís, de pronunciarse sobre la constitucionalidad de una consulta popular sobre la reforma energética “por no haber cumplido con los requisitos Constitucionales’’.

Esto es, que los senadores perredistas no siguieron el procedimiento establecido en la Constitución para solicitar que la Corte se pronunciara.

Debió haber sido el Congreso el encargado de solicitar la participación de la Corte, una vez que el propio Congreso obtuviera del IFE la validación de las firmas requeridas (el 2.0 por ciento del padrón electoral).

Pero como no se siguió el procedimiento, la Corte rechazó la petición de los perredistas.

Sin embargo, ello no implica que el asunto se haya cerrado, pues el caso puede volver a la Corte una vez que el Senado, en donde el PRD entregó las firmas de apoyo a la consulta popular, haya obtenido del IFE -ahora INE-, la autenticidad de las rúbricas.

Entonces la Corte necesariamente tendrá que pronunciarse si la reforma energética es sujeta o no de la consulta popular.

El tema NO está muerto.

****

Ayer inició la construcción del gasoducto más importante en la historia del país, Los Ramones, que incrementará la capacidad de transporte de gas natural en 2 mil 100 millones de pies cúbicos por día desde la frontera con Estados Unidos, en Camargo, Tamaulipas, hasta Guanajuato.

Con más de mil kilómetros de extensión y una inversión superior a los 2 mil 500 millones de dólares, Los Ramones entrará en operación en diciembre de 2015.

La responsabilidad de la obra recae, mayoritariamente, en Emilio Lozoya, director de Pemex.

****

Los diputados aprobaron la Ley de Cultura Física y Deporte, cuya parte medular es la pena de cárcel hasta por cuatro años para los aficionados violentos.

Del dictamen, sin embargo, fue eliminado del artículo 152 una fracción que obligaba a los detenidos y sentenciados por violencia en los estadios a la “reparación integral del daño a bienes y personas’’, lo que no deja de ser lamentable.

Lo otro fue la eliminación de la denominación “aficionados violentos’’, que fue sustituida por “personas sancionadas con suspensión del derecho a asistir a eventos deportivos’’.

O sea porros.