Opinión

¿La riqueza es perversa?

 
1
 

 

Riqueza.

Mis asesores me aseguran que “defender a los millonarios es impopular y políticamente incorrecto”. Simplemente no les gusta que publique este tipo de artículos. Pero yo insisto que esto no es un ejercicio de relaciones públicas. No se trata de defender a los millonarios, o a los billonarios, en una lucha de clases sin sentido, esto va mucho más allá: se trata del futuro que queremos.

En América Latina prevalecen construcciones mentales que se levantan como obstáculos terribles en nuestro camino al desarrollo económico.

Por ello, desde mi perspectiva, se trata de perseverar en un indispensable Cambio Cultural que destierre para siempre estas ideas nefastas que se han propagado por siglos, envenenando la mentalidad del latinoamericano. Mi compromiso personal es hacer todo lo que esté a mi alcance para lograrlo y si eso requiere publicar “artículos incómodos”, pues que así sea.

Veo que algunas personas y organizaciones buscan impulsar la idea de que “la riqueza es perversa”, cuando lo realmente inaceptable es la pobreza. Por ejemplo, recientemente encontré una nota con el siguiente encabezado: “Cuatro empresarios dueños del 9% del PIB”. En esa nota tendenciosa, basada en “información” de Oxfam, de nueva cuenta se ataca a un grupo de empresarios exitosos porque se “beneficiaron de la privatización de bienes públicos”, lo cual de entrada es un sinsentido.

Esta afirmación carece de lógica por muchas razones, pero principalmente porque los bienes que se privatizaron en los 90s, no sólo en México, sino en todo el mundo, no fueron bienes públicos en el sentido económico del término, sino recursos de naturaleza empresarial que generan mucho más valor en manos de la iniciativa privada. Gracias a estas privatizaciones, muchos gobiernos lograron sanear sus finanzas e impulsar la economía –y México no fue la excepción.

El estudio de esta ONG muestra una serie de fallas metodológicas, para empezar: no distingue apropiadamente entre bienes públicos, en el sentido económico, y bienes privados que en manos del gobierno naturalmente pierden valor. El estudio también confunde valor de mercado con riqueza, flujos con saldos y desigualdad con pobreza. Una de sus fallas más notables es que no considera que es muy distinto concentrar riqueza que generar riqueza, esto último un efecto deseable que es producto directo de la actividad empresarial.

Para ilustrar lo tendencioso de la nota, consideremos que menciona a dos empresarios mineros, pero olvida comentar que el precio de las acciones de sus empresas se encuentra en niveles mínimos en casi una década ante el desplome en los precios de las materias primas a nivel mundial.

Éstos y otros hombres de negocio de todo el mundo han resentido un deterioro brutal en la rentabilidad de sus operaciones, sin costo alguno para el erario público, precisamente porque están preparados para enfrentar este tipo de riesgos: si no fuera así, no serían empresarios exitosos. Me pregunto si las compañías en manos del gobierno pueden hoy decir lo mismo —en pleno siglo XXI, algunas se siguen capitalizando con nuestros impuestos.

En la nota también me mencionan como “beneficiario de la privatización”, pero omiten aclarar que la rentabilidad de las operaciones de TV Azteca se ha visto erosionada por cambios muy profundos en la industria de medios a nivel mundial. También olvidan mencionar que en manos del gobierno, TV Azteca era una empresa que registraba enormes pérdidas financieras.

Obviamente, si TV Azteca siguiera en manos del gobierno hace muchos años hubiera quebrado –simplemente recordemos que cuando esta empresa era paraestatal tenía prácticamente nula audiencia, pocos anunciantes y escasos ingresos, sin mencionar que el director general fue reemplazado en promedio una vez al año. Hoy en cambio TV Azteca tiene una dirección firme y reacciona ágilmente ante cambios profundos y no siempre favorables en la industria donde opera.

Otro gran error de la metodología del estudio aludido es que confunde el valor de mercado de una empresa con sus ingresos, dos conceptos distintos: mientras que el primero mide lo que los inversionistas están dispuestos a pagar por una empresa en un momento dado, los ingresos son una variable que carece de significado si no se le restan los costos y los gastos para determinar un flujo.

El encabezado de la nota también es tendencioso, porque controlar acciones de un grupo empresarial es muy distinto a “ser dueño de X” porcentaje del PIB. Si mis recursos los mantengo en forma de acciones en empresas productivas, ¿quiere decir que puedo liquidarlas totalmente a valor de mercado? Obviamente no porque si salgo a vender todas mis acciones, es muy probable que su valor de mercado se colapse.

¿Queremos terminar con los ricos o con la pobreza?

Hace dos meses comenté en este diario sobre este maniqueísmo terrible que ataca a la riqueza y exalta la pobreza, cuando deberíamos estar haciendo exactamente lo contrario. Al respecto, también compartí en mi blog este video de Margaret Thatcher que no tiene desperdicio.

Simplemente consideremos la historia de los últimos cien años: en la extinta Unión Soviética, Corea del Norte, Cuba y más recientemente en Venezuela, se ha visto que atacar a los empresarios, lejos de eliminar la pobreza, hunde a las economías en el atraso y subdesarrollo más terribles —porque aunque sus recursos materiales son confiscados, las familias empresariales simplemente llevan su capital humano, que es más valioso que el monetario, a otros países. Esto es justo lo que hoy está pasando en Brasil y hasta hace poco en Argentina y Francia. La pérdida de empresarios de un país es naturalmente la ganancia de otros.

Propagar este confuso ideario anti-empresarial probablemente pretende conducir a los países al socialismo, que es una forma de gobierno que destruye nuestra libertad y nos hunde en la miseria.

Finalmente, debemos considerar que los empresarios constituyen un recurso sumamente valioso por múltiples razones; entre ellas tenemos que: (1) toman riesgos que nadie está dispuesto –o preparado—para asumir; (2) acumulan y multiplican el capital necesario para enfrentar estos riesgos; (3) resuelven problemas de manera creativa e innovadora; (4) ofrecen productos y servicios que el gobierno es incapaz de ofrecer de manera eficiente, aceptable y oportuna; (5) crean millones de empleos; (6) pagan impuestos y (7) generan riqueza.

Desafortunadamente, Oxfam se ha involucrado en una cruzada global contra la riqueza. Ojalá que sus grandes energías y recursos los enfocaran en combatir la pobreza, que es mucho más difícil, pero que en teoría es su misión.

La desigualdad existe en toda sociedad humana donde el talento y otras cualidades se distribuyen o se adquieren de maneras exponencialmente distintas. Simplemente consideremos un músico como Yo-Yo Ma, un futbolista como Lionel Messi, un cineasta como Spielberg o un escritor como Mario Vargas Llosa. Todos ellos son extraordinarios en lo que hacen. Nunca hemos visto a los músicos manifestarse porque Yo-Yo Ma “concentra demasiado talento”, sería absurdo. Naturalmente, los ingresos de este violonchelista corresponden a su maestría.

El problema no es entonces la desigualdad en sí misma, que existe en todos los ámbitos humanos, sino la pobreza y la desigualdad de oportunidades, que es lo que realmente ofende. Me queda claro que en ello debemos trabajar: en crear oportunidades para que todos lleven una vida plena –con mucho o poco dinero.

La envidia es un sentimiento corrosivo que destruye a quien la promueve y a quien la padece. Basar nuestras políticas públicas en este nefasto sentimiento sólo nos llevará al fracaso. De la misma forma, me queda muy claro que atacar a los empresarios, lejos de resolver la pobreza, nos hundirá en la miseria.

El empresario es un recurso sumamente escaso que necesitamos promover, no atacar. Por ello, debemos ser muy críticos ante este tipo de notas tendenciosas y ONGs que arremeten contra el éxito empresarial y la riqueza porque simplemente no han logrado su misión de erradicar la pobreza. Todos debemos trabajar en ello, empezando con la pobreza extrema, precisamente a través de empresas exitosas que generen empleo y bienestar para las familias, no a través de políticas públicas que destruyen nuestro bienestar. 

Twitter:@RicardoBSalinas

También te puede interesar:

Los nuevos “iluminados”

Maniqueísmo y riqueza

Que no pase en México lo que pasa en Grecia