Opinión

La revolución de Xochi... Familias cambiando el rumbo de México

 
1
 

 

Xochihuehuetlán. (www.flickr.com)

Por Macarena Velázquez.

Una revolución se define como un cambio profundo en las estructuras políticas y socioeconómicas de una comunidad (RAE 2016).

Hace poco más de un año, en Mexicanos Primero fuimos testigos del surgimiento de una colectividad conformada por familias que se organizaron para interponer una acción colectiva exigiendo al Estado la construcción de una escuela digna para sus niños y niñas.

Como en muchos lugares del país, los habitantes de Xochihuehuetlán, Guerrero, están acostumbrados a recibir muchas promesas de mejora en su calidad de vida por parte de una diversidad de actores dentro y fuera del gobierno, pero pocos resultados a las mismas. Por esto, en un inicio, cuando contactamos a las familias de una escuela en este municipio con el deseo de acompañarlos en la presentación de una acción colectiva, algunos dudaron de nosotros y de nuestras intenciones.

Al final de nuestra primera reunión con la comunidad, nos dieron (y nos siguen dando) su voto de confianza. Quizá porque están hartos de esperar a que el Estado les reconozca sus derechos humanos y los de sus hijos e hijas, o tal vez por desesperación. Nosotros les describimos la labor que hace nuestra organización en favor de la educación en el país y les explicamos la estrategia jurídica que habíamos diseñado con la intención de lograr que tuvieran una escuela digna. Así fue el inicio de lo que ha sido uno de los procesos más interesantes e inspiradores en la defensa del derecho a aprender en los que hemos participado.

El 5 de enero de 2015 interpusimos la demanda de acción colectiva en contra de diversas autoridades federales, estatales y municipales responsables de garantizar el derecho a una educación de calidad y a una infraestructura adecuada para este fin. Al decidir utilizar la vía judicial para demandar el cumplimiento de sus derechos, la colectividad asumió una postura de frente al Estado, dándose así, una revolución en la relación de poder del ciudadano de cara a las autoridades. En esta revolución se involucra al poder judicial a fin de dotar de contenido y establecer las obligaciones de las autoridades respecto al derecho a una educación de calidad y una escuela digna.

Como en toda revolución, hay quienes buscan preservar el status quo.

En este caso, algunas autoridades incluso han argumentado que debido a que el servicio público educativo que se presta es gratuito y no existe un contrato entre las familias y la escuela, entonces la colectividad no encuadra en el perfil de consumidores y por tanto no puede promover este tipo de demanda (de acción colectiva). El referido argumento devela el paradigma bajo el cual usualmente se desarrolla la mecánica entre ciudadano y Estado: la autoridad tiene el control absoluto sobre cualquier decisión y/o acción que afecte a la ciudadanía, y la sociedad civil carece de legitimidad para exigir los derechos humanos de los ciudadanos.

Como es el caso en la mayoría de los procedimientos judiciales, ha sido un camino largo que continúa. Durante más de un año hemos realizado varias visitas a la comunidad, lo que nos ha permitido experimentar en carne propia las inclemencias del tiempo, los tropezones en el lodo, la lluvia y el bochorno que esta comunidad escolar experimenta día con día al no tener la infraestructura adecuada para aprender. Cada visita que les hacemos, en la que les platicamos los avances del caso, genera un ambiente de empoderamiento en ellos y en nosotros. Todos somos esa colectividad, todos queremos mejores escuelas para nuestra niñez y todos queremos que se haga efectivo el derecho a una educación de calidad.

Es por lo anterior que considero que la oportunidad de México de tener un Estado de Derecho en el que respeten los derechos humanos y se abata la impunidad y corrupción, va de la mano de la participación de los ciudadanos en la transformación de su sociedad a favor de los derechos. Ojalá que este ejemplo pueda replicarse en otras comunidades que, cansadas de promesas vacías, exigen ahora lo que por derecho les corresponde, una educación de calidad para la niñez.

México necesita más revoluciones como la de Xochi...

La autora es investigadora de estudios Jurídicos en Mexicanos Primero.

Twitter:@MacaVelazquez

www.mexicanosprimero.org

También te puede interesar:

Hablemos de Profes: Los Maestros Primero

Una historia en la formación docente en México

Aprender juntos