Opinión

La revancha de los usuarios

 
1
 

 

ME. Son cinco los despachos de cobranza más problemáticos.

Tres años tuvieron que pasar para que los despachos de cobranza por fin tengan que mejorar sus prácticas de recuperación de cartera, ya que las nuevas reformas al Código Penal Federal permitirán que sean acusados y enviados a prisión, además de pagar una multa.

Hace tres años, justo en la última semana de abril, escribía en este espacio 'Cobradores en la mira, ¿fin a sus excesos?', en la que describía los cambios hechos en la reforma financiera para que moderaran la forma en cómo cobran, o de lo contrario los bancos que los contratan serían multados. Esto porque la Condusef no tiene injerencia sobre los despachos de cobranza. También adelantaba que esta reforma buscaba que fuera incluida en ley, tema que al parecer nadie tomó en serio y agarró desprevenidos a los bancos, ya que nada se pudo hacer y fue aprobada sin problemas en la Cámara de Senadores para ser enviada al Ejecutivo, es decir sólo espera su publicación en el Diario Oficial de la Federación para que entre en vigor.

El tema de la forma en cómo cobran y buscan recuperar créditos vencidos se convirtió en los últimos años en una demanda social. Si bien es cierto -cómo dicen algunos directivos- que hay personas que han abusado y no pagan, en el otro lado de la moneda hay casos de personas que no pagan porque realmente no tienen forma de hacerlo, ya sea porque perdieron su empleo o tienen una discapacidad permanente producto de un accidente, como están documentadas varias quejas; otros porque fueron víctimas de robo de identidad y no son los deudores y han sido víctimas de prácticas muchas veces abusivas para recuperar un crédito.

Les adelanto lo que sucederá una vez que entren en vigor estos cambios, sobre todo en aquellos casos que sean denunciados en la Condusef. Por ejemplo, en el Redeco, que es el Registro de Despachos de Cobranza, se tienen documentadas 21 causas para hacer reclamaciones. Con estas modificaciones, cuatro de estas causas estarían siendo ya un delito penal, por lo que se tendría que canalizar a instancias judiciales.

La amenaza, ofensa o intimidación a deudores o familiares es una de ellas; utilizar el nombre que se asemeja a una institución pública (hay una Procuraduría de Cobranza Judicial (¿le cambiará el nombre?); o usurpación de funciones. Claro que estos delitos ya no quedarán sólo en denuncia en la página del Redeco, sino que se tendrá que probar que se cometió ese delito y pasar a denunciar en otra instancia.

El año pasado, el Redeco tuvo 28 mil 220 quejas, de las cuales con estas modificaciones, por ejemplo, 18 mil 722 quedarían dentro de la tipificación de un delito. En el primer trimestre sumaron cuatro mil 162 causas que estarían siendo ya un delito y son encabezados por los despachos Muñoz y Asociados, así como por Servicios Técnicos de Cobranza y Consorcio Jurídico de Cobranza.

El siguiente paso es esperar las denuncias de las personas que son víctimas de estas prácticas ya catalogadas como ilegales y ver si algunos bancos dejarán de contratar a estos despachos, que tendrán sin duda que mejorar y cumplir para evitar caer en un delito.

Más que castigo se busca que se inhiban estas malas prácticas de cobranza, ya que el hecho de que pueden ir a la cárcel por la forma en cómo cobran no impide que se inicien juicios de desalojo para que se recupere una deuda. Es decir, no se busca fomentar la cultura del 'no pago', sino que se cobre de forma adecuada y conforme a la ley. No más acosos y abusos. ¿Se logrará? Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Twitter: @JLeyvaReus

También te puede interesar:
Ley Fintech, ¿tiro de gracia a los innovadores?
La guerra inició: Infonavit contra bancos
HSBC, el banco de Nuno Matos