Opinión

La recesión en las ideas

 
1
 

 

Universo Pyme.

Si algo queda claro es que las ideas para atender a los mexicanos deportados por la política inhumana impulsada por el presidente Trump presentan un signo recesivo innegable.

No hay una estrategia clara para atender las indudables necesidades que el regreso forzado implica para los gobiernos en las distintas facetas de su responsabilidad. Ya han llegado a la CDMX aviones cargados en su totalidad por mexicanos deportados cuyo delito ha sido permanecer en un país que no es el suyo, sin contar con las autorizaciones específicas para mantenerse en él y desempeñar funciones productivas, que por supuesto otorgan beneficios económicos a la nación vecina.

Pocos saben que esos mexicanos que han llegado en aviones de la empresa mexicana Aeroméxico vienen esposados y que al bajar del avión se les retiran las esposas. Este columnista no podía creer que el Gobierno de Estados Unidos fuera capaz de esposar a los mexicanos y aún en la nave, ya en espacio mexicano, mantenerlos esposados durante todo el trayecto.

Recién ayer por la mañana llegó otra de las naves cargadas de mexicanos cuya primera petición es poder conseguir un acta de nacimiento, según me relató el subsecretario de Desarrollo Económico de la CDMX, Ricardo Becerra. Para mayor información podemos decir que la totalidad de los involuntarios viajeros no son mexicanos.

Los hay también centroamericanos.

Varios de los deportados incluso fueron desarraigados de sus hijos y no en pocos casos sus autos se quedaron estacionados en la calle poco antes de que fueran detenidos por la policía migratoria.

¿Qué vamos a hacer con ellos? ¿Cómo los vamos a atender en sus necesidades más inmediatas? ¿Cómo se les va a apoyar? Pocas ideas, todas ellas desarticuladas.

Ayer escuché varias ideas que me parece indispensable plasmar en este espacio. Surgieron de un programa de televisión, A Fondo, transmitido ayer mismo por la cadena productora PCTV, cuyo tema era precisamente encontrar aquellas políticas públicas que pudieran atender la emergencia migratoria que vivimos.

De Mauricio Jalife Daher, columnista en este diario, escuché una fundamental. Debiéramos tener el cuidado de conformar un sitio en internet, yo digo incluso una App, en la que seamos capaces de ubicar a los mexicanos que están siendo regresados al país. Vienen trabajadores buenos, productivos, bilingües e incluso trilingües con dinámicas de productividad y capacitación notoriamente superiores a las existentes en nuestro país.

Debiéramos, desde el momento en que están esperando ser deportados o en espera del avión, captar sus datos, su nombre, la rama de oficios o funciones productivas que saben desempeñar, lugar de residencia y forma de localizarlos. Esa lista pudiera estar a la disposición de empresas o familias en capacidad y voluntad de apoyar a esos mexicanos. Para el caso de las empresas, señala Jalife Daher, pudiera pensarse algo que las distinga como empresas que han hecho un esfuerzo para contratar esa fuerza laboral destacada.

También aporta la idea de que en el Inadem, aún sin presidente o presidenta, se articulara un plan de emergencia para fomentar el financiamiento de franquicias o soportes financieros para que esos mexicanos puedan iniciar sus negocios.

En Estados Unidos, dentro del sector de la comida, 50 por ciento del consumo se realiza en cadenas pertenecientes a una franquicia. Esos mexicanos saben cómo funcionan las franquicias y estarían facultados no sólo para ejercerlo, sino también para capacitar a trabajadores.

Ernesto O´Farril Santoscoy, también participante en el programa mencionado y colaborador de este diario, habló tanto del financiamiento a esos mexicanos como del poder usar los fondos de las Siefore para reactivar proyectos productivos en los que pudieran emplearse fundamentalmente a los mexicanos deportados.

Hay, recuerda Ernesto, carencia de proyectos en los que se puedan invertir esos recursos que estima en 2.8 billones de pesos. También señala la ausencia de información con respecto a cómo podemos ubicar y aprovechar a esa mano de obra que se calificó en Estados Unidos y cuya experiencia sería muy útil en México.

Ahora que el Inadem tiene tan marcada la meta de apoyar a los proyecto de alta tecnología o incluso Prosoft, habría oportunidad de que se crearan App's que permitan ubicar a estos mexicanos para aprovechar sus habilidades.

Víctor Ortíz Nino marcó la necesidad de que el Gobierno agilice sus funciones para facilitar el nacimiento de empresas que esos mexicanos pueden conformar a partir de su regreso al país. Para el economista, el gobierno hace todo lo posible para que las empresas no nazcan.

Pero no hay ideas que se concreten. Las ideas, por el momento, atraviesan por una etapa recesiva. ¿No lo cree usted?

Correo: etj@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Oaxaca al 'top ten' del café de especialidad en el mundo
El Inadem, platillo de una cena familiar
De siete mil 320 mdd el mercado de las ventas directas en México