Opinión

La rebelión de los vecinos tomará las calles

1
  

   

Corredor Chapultepec

El llamado Corredor Cultural Chapultepec (en realidad un proyecto de vocación eminentemente comercial para beneficio de inversionistas privados) ha logrado galvanizar el hartazgo de distintos colectivos de capitalinos.

Esa polémica iniciativa representa el detonante de lo que se antoja como una manifestación inédita en el Distrito Federal, la primera marcha de vecinos de distintos rumbos que se pronunciarán en contra de arbitrarias decisiones gubernamentales, y/o francas omisiones, en materia inmobiliaria. “#AsíNo Marcha pacífica por la defensa de la ciudad de México” es el nombre de esta protesta programada para el 5 de diciembre a las 11 horas, es decir en la víspera de la cuestionada consulta que sobre el llamado Corredor Cultural Chapultepec realizará el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) en toda la delegación Cuauhtémoc.

La convocatoria, respaldada por una veintena de organizaciones, expone que los vecinos no están en desacuerdo con hacer obras en la ciudad de México, pero demandan que éstas cuenten con una “planeación integral y que tenga a la gente como eje de sus políticas de desarrollo”.

En una comunicación dada a conocer este lunes agregan: “queremos una ciudad que sí tenga intervenciones, que sí tenga obras, muchas obras, incluso en nuestros ‘patios traseros’ pero que vean por el interés público, respeten la legalidad y promuevan un desarrollo incluyente y sostenible”.

Agregan que las obras deben decidirse mediante consultas democráticas e informadas, con base en opinión de expertos y a través de concurso público de los proyectos. En pocas palabras, sin “agandalles y de forma legítima”. Señalan que “ahora el poder está lejos de la ciudadanía”, y demandan un “cambio político” que incluya: “instituciones metropolitanas de visión integral e incluyente, (…) contrapesos ciudadanos efectivos a quienes deciden sobre las intervenciones urbanas (y) mecanismos efectivos para castigar abusos e ilegalidades de forma oportuna”.

Al rechazar las políticas urbanas actuales, al censurar lo que ellos llaman “un sistema que premia la corrupción y la voracidad”, los vecinos que tomarán las calles anuncian que “esta marcha es una firme exigencia de un cambio político en el manejo de los asuntos de la ciudad que anteponga la legítima aspiración ciudadana a una vida digna, feliz, segura y sostenible”. En este espacio se publicó hace cinco meses que una rebelión vecinal estaba ocurriendo de manera no tan silenciosa en la capital. (http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/df-la-rebelion-de-los-vecinos.html)

La actitud omisa de distintos organismos oficiales ante abusos de particulares, así como la imposición de obras de gran envergadura sin que las peticiones de los vecinos sean tramitadas democráticamente, son dos de los factores que han provocado que el activismo de diversos comités vecinales vaya a ir más allá de las redes sociales y los medios de comunicación para tomar las calles rumbo al Ángel de la Independencia. Porque es tal el desprestigio de algunos de los organismos que debieran vigilar el cumplimiento de las normas urbanas, que hace exactamente un mes diversos vecinos fueron a la sede del Instituto de Verificación Administrativa, INVEA, a llevar gafas pues están convencidos de que los inspectores de ese organismo no ven violaciones urbanas del tamaño de un multifamiliar (http://bit.ly/1Xn5HD2)

El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, no ha dimensionado que hace mucho que perdió en su apuesta por imponer su proyecto comercial en Chapultepec.

Porque incluso si Mancera gana la cuestionada consulta sobre un proyecto que buena parte del corredor Roma-Condesa-Juárez rechaza (seis de nueve comités vecinales están en contra), será una victoria pírrica, victoria que en todo caso enardecerá aún más a colectivos ciudadanos que tienen agravios con este gobierno, y que saldrán a las calles a manifestarlos.

Twitter:
@SalCamarena

También te puede interesar:
Morir aplastados: #Nonoshagamosgüeyes
El buen exgobernador, especie inexistente en México
¿A quién protegen Invea y Mancera en Framboyanes 495?