Opinión

La realidad de la desindustrialización de México

 
1
 

 

ganado

El Producto Interno Bruto (PIB) de México llegó a un monto anualizado de 18.482 billones de pesos en el primer trimestre de 2016, y de este total el 3.3% fue generado por las actividades primarias (Agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza), el 29.4% fueron actividades secundarias (Minería; Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica; suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final; Construcción; e Industrias manufactureras), el 59.7% fueron actividades terciarias (comercio, transporte y servicios de todo tipo), y el restante 7.5% correspondió a los impuestos a los productos netos.

Cabe señalar que los datos del primer trimestre de 2016 dan cuenta de un lamentable proceso de desindustrialización en lo que va del presente sexenio, ya que las actividades secundarias representaban el 35.8% del PIB en el primer trimestre de 2012, y vemos que al primer trimestre de 2016 ya sólo contribuyen con el 29.4%, por lo que se puede ver claramente que la industria nacional ha perdido 6 puntos porcentuales en su peso dentro del PIB en tan sólo cuatro años. De hecho en términos nominales también se puede ver como el peso de la industria nacional ha disminuido al haber pasado de un valor de 5.477 billones de pesos en el primer trimestre de 2012 a 5.442 billones de pesos en el primer trimestre de 2016.

Si hacemos un análisis más profundo de lo que ha pasado hacía adentro de las actividades secundarias en los últimos cuatro años vemos que la industria manufacturera ha conservado su peso relativo dentro del PIB al haber pasado de representar el 17.3% del total en el primer trimestre de 2012 al 17.2% en el primer trimestre de 2016. Sin embargo, hacia adentro del PIB manufacturero, vemos que hay sectores con un desempeño muy positivo, mientras que hay otros que la han estado pasando mal estos últimos cuatro años, lo que nos indica que existe un crecimiento dual.

En todo el periodo comprendido entre el primer trimestre de 2012 y el mismo trimestre de 2016 la industria manufacturera creció 7.9% en términos reales, lo que representa una tasa decrecimiento promedio anual de apenas 1.9%, cifra menor a la del crecimiento del PIB total, la cual fue de 2.1 por ciento.

Hacía adentro de la industria manufacturera, en el periodo de 2012 a 2016 hay ocho subactividades que crecieron en su PIB por encima del promedio de esta industria, hay 7 subactividades que crecieron por debajo del promedio, y hay 6 subactividades que muestran caídas en su PIB en el periodo de referencia. A continuación se muestra cuales son:

1. Subactividades con desempeño del PIB mejor al del promedio de la industria manufacturera:

Las subactividades de mejor desempeño son las siguientes (en paréntesis se indica la tasa de crecimiento del periodo 2012 a 2016 en términos reales): Fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (27.2%); Fabricación de equipo de transporte (22.8%); Fabricación de productos metálicos (16.8%); Fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir (16.0%); Industria del papel (14.9%); Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía eléctrica (13.5%); Industria del plástico y del hule (12.6%); y Otras industrias manufactureras (8.6%).

El conjunto de estas subactividades representó el 40% del PIB nominal de México en el primer trimestre de 2016; sin embargo, cabe señalar que de acuerdo a estimaciones propias en base a la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera (EMIM), estas actividades le dan empleo al 54.3% del total de la fuerza laboral de esta industria; y tan sólo la “Fabricación de equipo de transporte”, que engloba a toda la industria automotriz, representa en el primer trimestre de 2016 el 19.7% del PIB de la industria manufacturera, lo que equivale al 5.8% del PIB nacional.

2. Subactividades con desempeño del PIB por debajo del promedio de la industria manufacturera:

Por su parte, las que muestran un desempeño por debajo del promedio del total de la industria manufacturera son: Industria de las bebidas y del tabaco ( 7.0%); Industrias metálicas básicas (6.1%); Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (5.6%); Fabricación de maquinaria y equipo (4.5%); Industria alimentaria (4.3%); Fabricación de prendas de vestir (2.9%); e Industria de la madera (1.7%).

El conjunto de estas subactividades representó el 45.5% del PIB nominal en el primer trimestre de 2016; aunque se debe señalar que de acuerdo a estimaciones propias con datos de la EMIM, estas actividades le dan empleo al 35.0% del total de la fuerza laboral de la industria manufacturera.

3. Subactividades que muestran caídas en su PIB:

Finalmente, las subactividades de la industria manufacturera que muestran una disminución en su PIB son las siguientes: Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (-2.7%); Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (-4.1%); Industria química (-4.1%); Fabricación de muebles, colchones y persianas (-4.7%); Fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón (-9.8%); e Impresión e industrias conexas (-14.1%).

El conjunto de estas subactividades representó el 14.6% del PIB nominal en el primer trimestre de 2016; y de acuerdo con estimaciones propias en base a la EMIM, estas subactividades le dan empleo al 10.7% del total de la fuerza laboral de la industria manufacturera.

De acuerdo al INEGI, la población ocupada en la industria manufacturera al primer trimestre de 2016 fue de 8.316 millones de personas, por lo que podemos concluir que en México hay 4.512 millones de personas laborando en subactividades de la industria manufacturera que tienen un buen desempeño en su PIB, hay 2.910 millones trabajando en subactividades manufactureras con un desempeño por debajo del promedio (pero en crecimiento); y hay 894 mil personas que trabajan en subactividades que muestran una disminución en su PIB en el periodo de 2012 a 2016.

Profundizando en las subactividades que muestran caídas en su PIB, se debe puntualizar que no nos podemos dar el lujo de que estas desaparezcan o continúen cayendo, ya que si bien representan casi un millón de empleos y 14.6% del PIB, si tomamos en consideración el efecto multiplicador, el peso de estas actividades en la economía nacional es considerablemente mayor; sobre todo en los sectores textiles, vestido y del calzado, por lo que requieren de medidas concretas de apoyo, sobre todo en el combate a las prácticas ilegales de comercio internacional.

Como lo hemos expuesto en otras entregas, varias subactividades de la industria manufacturera padecen los efectos de la subvaluación de mercancías en las aduanas, la cual se traduce en una ventaja indebida para los importadores, quienes pueden vender sus productos por debajo del costo de producción en México ya que no pagan correctamente los impuestos a la importación ni el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

En este sentido es urgente darle a la autoridad aduanera, dependiente del SAT, más herramientas para poder desechar el valor de las mercancías en la aduana cuando estas están claramente subvaluadas (con precios por debajo de su costo de producción) de otros países, especialmente de China. Y es que seamos realistas, el marco legal vigente en la Ley Aduanera le da a los importadores muchos elementos para salirse con la suya y burlar a la autoridad.

Otro punto que se debe abordar para aumentar las tasas de crecimiento de la industria manufacturera es que se debe resolver el problema del déficit crónico en nuestra balanza comercial con las naciones asiaticas, el cual llegó a 119.435 miles de millones de dólares (mmdd) en 2015 y ya suma 27.970 mmdd en el primer trimestre del año. Esto es importante de atender porque el déficit comercial con Asia en 2015 representa el 10.25% del PIB de México, por lo que en la medida en que lo podamos abatir tenemos un enorme potencial de crecimiento económico en muchas subactividades de la industria manufacturera.

Esperemos que las autoridades del SAT y de la Secretaría de Economía tomen en consideración estos hechos y que no sigan con la idea de que México puede seguir adelante si se desindustrializa, así como lo hicieron varias naciones desarrolladas que ahora lamentan haber perdido su industria. México aún está a tiempo de corregir el camino y salvar su planta productiva.

Director General GAEAP.

Correo:alejandro@gaeap.com

www.gaeap.mx

También te puede interesar:

El peso mexicano débil, ¿Y el resto del mundo?

El crecimiento irresponsable de la deuda pública en México

Donald Trump: el villano favorito