Opinión

La preocupante normalidad de Europa

 
1
 

 

Países de zona euro

He estado diciendo desde hace un buen rato que Europa y Estados Unidos están trabados en una intensa competencia por ver cuál sociedad enorme, poderosa, rica y sofisticada puede pifiarla más. Durante mucho tiempo, Europa parecía estar ganando el concurso, pero recientemente la “buena banca” del Partido Republicano dio un gran impulso a Estados Unidos.

No obstante, Europa de ninguna forma ha abandonado la competencia. Hasta a los cosmopolitas desarraigados como yo se nos ha dificultado enfocarnos en los problemas de Europa cuando tenemos aquí nuestro propio espectáculo de fenómenos, pero las cosas van increíblemente mal allá. La crisis de refugiados encabeza la lista, probablemente seguida por el riesgo de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. Pero, los infortunios económicos de la eurozona siguen con nosotros. Recientemente hubo un poco de falso amanecer, conforme el crecimiento general en el Continente finalmente regresó en 2014-15 y el riesgo de deflación pareció retroceder.

Pero la página de Internet de análisis económico Eurointelligence señaló hace poco que la inflación subyacente parece estar afianzada por debajo del uno por ciento, y Gavyn Davies, de The Financial Times, informó a finales de febrero que los modelos de predicciones de corto plazo muestran una marcada desaceleración en el Continente.

¿Qué está pasando? Básicamente, “el despertar de eurolandia”, tal como se dio, reflejó desarrollos únicos que ahora quedaron en el espejo retrovisor. Primero estuvo la estabilización de los mercados financieros luego que Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, declarara que el banco estaba listo para hacer “lo que sea necesario” para conservar el euro. Después vino el final de una austeridad en perpetua intensificación, lo que eliminó un gran lastre para el crecimiento. Finalmente, se dio un impulso con el debilitamiento del euro (que lo atribuiría a la percepción del mercado de que Europa seguiría estando débil indefinidamente).

Todo eso ahora es parte del pasado y Europa puede regresar a su estado normal.

Twitter:@NYTimeskrugman

También te puede interesar:

¿Por qué los fundamentos económicos son básicos?

Encadenada al euro

La recuperación en Europa: el caso de España