Opinión

La pregunta
que hizo Servitje

Se sentó entre el público y escuchó como todos. Al final de la conferencia, la planteó más o menos así, el viernes:

Ahora que hablan de las razones de por qué México no crece… visité Santiago de Chile hace años la primera vez. Cuando abría las ventanas del hotel veía columnas de humo. Mulas que tiraban de carritos y carritos que tiraban de algo más. Hoy, Chile es el único país latinoamericano que araña la situación de un país desarrollado, a veintitantos años de cuando yo fui aquella primera vez. México tiene potencial de en 10 o 15 años ser un país desarrollado. Yo sí me la estoy creyendo, continuó. ¿Qué hizo Chile que no hicimos nosotros?, preguntó finalmente el capitán de Bimbo, Daniel Servitje, en un salón y rodeado por más de 100 personas.

Ante él, en un pequeño estrado, estaban Luis de la Calle, Juan Ramón de la Fuente y el venezolano Ricardo Hausmann, de la Harvard Kennedy School, en el Club de Industriales del Distrito Federal, en Polanco.

La respuesta de Hausmann fue simpática, por lo menos: lo mismo me preguntó un líder de otra nación latinoamericana que me decía que ellos ya habían hecho reformas, algunas privatizaciones, que habían mejorado su sistema de pensiones. ¿Por qué no crecemos?, me cuestionó. Le respondí que siguieran así, que si seguían haciendo reformas tarde o temprano iban a encontrar cobre.

Hasta ahí con la consigna de lo dicho por estos dos hombres.

Estuvieron ahí por convocatoria justamente del club y del Aspen Institute que los reunió para responder a una pregunta: ¿por qué no crece México?

Hay varias respuestas: la vinculación de México a la economía de Estados Unidos, que ha crecido poco; el rezago de la productividad de estados como Guerrero, y nuestras terribles barreras a la inmigración. Pero tenemos ventajas regulatorias como hace mucho no teníamos y aunque aquí hay poco cobre, sí hay petróleo, del que podría haber mucho.

Servitje está evidentemente sentado del lado del optimismo. Hoy eso es muy difícil.

Hoy lo políticamente correcto es centrar la agenda en la tragedia de Ayotzinapa y en la condena que ese acto criminal siembra en el futuro de México.

Es indiscutible la atención que merece ese crimen y dar seguimiento al castigo de los culpables. ¿Pero nos encaminan esos hechos a un terrible destino?

De esa muestra de barbarie puede partir un cambio hacia lo positivo, expuso De la Calle.

Esta vez nos cuestionamos todos seriamente sobre el bajo nivel al que cayó nuestro sistema político y de justicia. De ahí llegamos al yo: ¿qué estoy haciendo para que eso cambie, mejore?

Dice De la Calle que Juárez ofreció la fórmula: “El respeto al derecho ajeno es… la competitividad”.

Twitter: @ruiztorre

1
EVIDENTE: Contacto clave

You’ve got him, Allan! El momento justo cuando Richard Branson, de visita en México la semana pasada, pide a su asistente una de sus cotizadas tarjetas de presentación, para entregársela a Allan Cherem, quien está a su lado. Cherem encabeza la financiera Contigo que ofrece créditos a grupos de mujeres productivas de escasos recursos en México. ¿Branson fondeará algunos de esos créditos? Ya veremos.

Branson