Opinión

La política salarial

 
1
 

 

[Siguen negociaciones por ISR y maquila / Cuartoscuro]

¿Qué política salarial debe ser la más sensata para un país como México?

Responder a esta pregunta va mucho más allá que plantearse si el salario mínimo debe fijarse en algún momento de 2016 en 82.86 pesos, como ha planteado el jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Ayer le comentábamos que el impacto de subir el salario mínimo legal sería mucho menor de lo que en primera instancia pareciera, pues aunque hay efectivamente 6.9 millones de personas cuyos ingresos son del mínimo o inferiores, la gran mayoría no son asalariados del sector formal de la economía, que es el único ámbito en el que hay obligación legal de pagar al menos el mínimo.

Ni sería la catástrofe para las empresas ni la gran solución para los problemas de desigualdad en México.

Lo que se requiere es una política salarial que vea la problemática de la remuneración en su integridad.

Uno de los factores que indudablemente permitiría un crecimiento de las remuneraciones reales es la formalización y el desarrollo de algunas de las millones de microempresas que forman el tejido productivo del país.

Los datos más recientes del Censo Económico nos dicen que hay cinco millones 654 mil empresas en México que dan ocupación a 29.6 millones de personas. Es decir, los ocupados promedio por cada unidad económica son apenas 5.2 personas.

Los establecimientos que emplean a menos de diez personas representan 94 por ciento del total pero el empleo que generan sólo es de 39 por ciento.

En el otro extremo, los establecimientos que emplean a más de 250 personas sólo representan 0.2 por ciento del total pero generan 26 por ciento del empleo total.

En promedio, cada establecimiento paga remuneraciones anuales medias de 329 mil pesos. Con un promedio de 5.2 trabajadores, se obtiene un salario medio por trabajador que en promedio es de 63 mil 379 pesos anuales o cinco mil 281 pesos mensuales.

Claro que hay contrastes. En el sector manufacturero, por ejemplo, la ocupación promedio es de 10.3 personas por unidad económica y la remuneración promedio anual es 93 mil 600 pesos, siete mil 800 pesos por mes, 47 por ciento por arriba del promedio nacional.

En contraste, en el sector comercio cada establecimiento paga salarios al año de 30 mil 900 pesos en promedio y hay una ocupación media de 3.1 personas. De modo que el salario anual es de nueve mil 967 y el promedio mensual es 830 pesos.

Obviamente aquí hay una gran cantidad de trabajo familiar no remunerado y fuerte presencia de la economía informal.

Así que en otros ámbitos como las regiones o los niveles de ingresos hay una fuerte desigualdad, así en los tamaños de empresa.

Una política que permitiría un incremento real de las remuneraciones de la mayoría de los asalariados es la que permitiera que hubiera muchas más empresas medianas. Es decir, que permitiera el tránsito de las micro a pequeñas y de las pequeñas a medianas.

Esa sería la mejor manera de aumentar los salarios de millones y no sólo de los miles que ganan el mínimo en el sector formal.

PARÉNTESIS
Esta columna hará un paréntesis de fin de año y reaparecerá el 4 de enero. Le deseo lo mejor en estas fiestas y en el año 2016.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Cinco preguntas sobre el salario mínimo
El lastre de la informalidad
Tasas: ¿sólo el ‘petate del muerto’?