Opinión

La oportunidad del presidente Peña

 
1
 

 

Mensaje de Enrique Peña Nieto. (Cortesía Presidencia)

Dicen los clásicos que la democracia es el menos imperfecto de todos los sistemas políticos de los que disponemos. Y así es.

No comparto algunas opiniones respaldadas por el voto, pero creo que sería mucho peor si usted, yo o cualquiera, fuéramos los que decidiéramos la suerte de los demás.

Van algunas consideraciones.

1.- A mí no me gustaría que me gobernara Cuauhtémoc Blanco. Más allá de que fue un jugador de futbol fuera de serie, sin duda el mejor del futbol mexicano en los últimos 20 años, no le veo méritos para ser alcalde de una ciudad como Cuernavaca. Pero como no vivo allí, es una decisión que corresponde a los habitantes de esa ciudad, tienen todo el derecho de optar por él, como lo hicieron.

2.- Los candidatos independientes, El Bronco incluido, deben ser vistos con ponderación. Creo que las expectativas que se han creado sobre su desempeño son excesivas y que pueden dar lugar a frustraciones peligrosas, pues los votantes que los eligieron pueden pensar, como dijo El Bronco en entrevista con EL FINANCIERO, que son ‘Supermán’. Lo que simplemente tratarán de hacer es un buen gobierno, con todas las complejidades que eso significa. Si hacen bien su tarea, van a dar resultados uno o dos años después de haber llegado al poder.

3.- AMLO está convertido desde el domingo en el principal precandidato a la Presidencia de la República. Es el líder más emblemático de la izquierda, su partido debutó con gran éxito, y él ha dicho sin tapujos que será el candidato. A mí no me simpatiza en absoluto su propuesta, pero no puedo dejar de reconocer que en este proceso electoral se convirtió en uno de los políticos ganadores porque así lo decidió la gente. Ni más ni menos.

4.- El saldo electoral de las reformas estructurales emprendidas por el presidente Peña tiene dos caras. Por un lado, recibieron un aval espectacular. Fuera de la fiscal, que rechazó el PAN, las fuerzas que empujaron la mayoría de las reformas recibieron cerca de 60 por ciento de los votos. El problema es que los partidos que las respaldaron, en lo individual, tuvieron uno de sus peores desempeños electorales de los últimos años. Y además, las dirigencias de los partidos opositores que apoyaron el Pacto por México van a encontrarse seriamente cuestionadas por su pobre desempeño electoral.

5.- Tenemos hoy los resultados del hartazgo y no los de la reflexión. El resultado del cansancio implicó inflar a políticos y grupos que naturalmente no tienen la fuerza que se reflejó en sus votos. La historia nos dice que el electorado va a rectificar.

Los resultados, muy por abajo de lo que la gente espera, van a decepcionar. Los partidos tienen la oportunidad de reposicionarse tras ello, o cavar definitivamente su tumba.

6.- El presidente tiene –otra vez– una oportunidad única. Resistió los embates y salió fortalecido. Está en una posición única para relanzar el gobierno, con nuevos lenguajes, nueva narrativa, nuevas oportunidades. Y desde luego, nuevas personas.

La interrogante es si esta vez habrá de aprovecharla. Ojalá que sí.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
La debacle de los partidos mayores
El triunfo de “El Bronco” y otros hitos
La clave: la tasa de participación ciudadana