Opinión

La nueva etapa del sexenio

Pues se terminó. Ya concluyó el proceso legislativo para aprobar las nuevas leyes secundarias y las reformas a otras, que aterrizarán “la madre de todas las reformas”: la energética.

¿Y ahora? ¿Ya pueden irse los legisladores a hacer campaña?

Faltan 15 meses y 24 días para llegar a la mitad del sexenio, pero en términos de las grandes etapas de la administración, ya concluyó la primera parte.

En los meses siguientes, se procesarán cambios de leyes en materia agraria y se abordarán diversos pendientes, como la Ley Anticorrupción, pero lo esencial de los cambios legislativos ya se concluyó.

El gobierno federal deberá retomar el proyecto para cambiar su narrativa. Esa iba a modificarse desde el arranque del año; sin embargo, ante la postergación de las reformas a las leyes secundarias y el entorno económico adverso, también ese proyecto se quedó pendiente. A partir del Tercer Informe de Gobierno se va a retomar.

Comenzará de facto la próxima semana, cuando se promulguen las leyes en materia energética. El mensaje que el presidente envíe en ese momento marcará el último capítulo de las reformas estructurales.

En la perspectiva de las elecciones de 2015, la nueva narrativa va a girar en torno a tres ejes:

1.- El regreso del crecimiento económico. Los datos que podrán manejarse a partir de septiembre van a ser claramente mejores que los de los meses anteriores. Por primera vez en todo el sexenio, podrá “venderse” al electorado el resultado de una economía con mejor desempeño.

2.- Las grandes obras de infraestructura. En los siguientes meses habrá anuncios relevantes en materia de infraestructura, entre ellos la ampliación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y el ferrocarril México-Querétaro, por citar sólo dos casos.

3.- El mejoramiento de la seguridad ciudadana. Con el lanzamiento de la Gendarmería Nacional, habrá un relanzamiento de la agenda de seguridad, ya no con el énfasis de los grandes resultados en el combate al narcotráfico, sino de los avances en el combate a la delincuencia común.

Si piensa usted que esta agenda va a estar relacionada con las elecciones de 2015, está usted totalmente… en lo correcto.

Una cosa es que el presidente Peña no gobierne para subir en las encuestas y otra que no se vayan a aplicar –legalmente– políticas públicas y un discurso, que puedan impactar positivamente en el desempeño electoral del PRI en 2015.

Las fuerzas de la izquierda, como PRD y Morena, van a girar su agenda para apuntarle claramente a la consulta en materia de reforma energética como el tema central de su agenda.

el PAN va a ir por el asunto del salario mínimo.

El discurso político de los próximos meses va a ser muy diferente del que habíamos visto en la primera parte del sexenio, y el mundo político va a estar alineado al próximo proceso electoral, que va a ser inédito en México, tanto por las eventuales consultas populares que van a realizarse como por la concurrencia de las elecciones locales.

Twitter: @E_Q_