Opinión

"La noche que nadie duerme"

  
1
  

  

Huamantla

En la ciudad de Huamantla, Tlaxcala, el 14 de agosto de cada año es un día marcado de manera especial en el calendario. Clasificado como Pueblo Mágico, Huamantla encierra una enorme tradición cultural mexicana. Un pueblo sin tradiciones es un pueblo sin alma.
Los mexicanos tenemos la gran fortuna de haber nacido en este maravilloso país, lleno de tradiciones de toda índole, producto de la fusión centenaria de dos culturas muy ricas en historia: la indígena y la española. En Tlaxcala se respira este encuentro bicultural que da origen a nuestra raza, a nuestra idiosincrasia y a nuestra forma de ver y vivir la vida.

El antitaurinismo efervescente de nuestros días, por obvias razones me molesta e indigna; soy aficionado desde niño y entiendo la vida desde los valores de la tauromaquia: el respeto, la vida y la muerte, la integridad, pero sobre todo la esencia de lo que somos como sociedad.

Hablando de la sociedad, ésta hoy en día vive hundida en una tremenda crisis de valores, de falta de identidad, donde vales según lo que tienes sin importar cómo lo conseguiste, donde demuestras ser mejor persona porque un perro te da ternura, pero volteas la cara a un niño en la calle. Esta columna es de tema taurino y no de análisis social, pero es que van de la mano. Las redes sociales han permitido a las personas de esta comunidad pobre en valores, pretender ser —aunque sea virtualmente— algo que no son, esconder su origen, o lo que es peor, criticar sin piedad ni razón a sus semejantes, como sucedió con nuestra gimnasta olímpica Alexa Moreno.

¿Por qué existe un grupo no pequeño de mexicanos que quieren prohibir nuestras tradiciones, como la tauromaquia, charrería o peleas de gallos? ¿Simplemente porque no les gustan, no las entienden o no las sienten? Sería muy fácil que estas personas seleccionaran en qué país se encontrarían plenos como individuos y que emigraran para allá, evitándose así el mal rato, según su escaso criterio y capacidad de disfrutar una escaramuza charra, una corrida de toros o un palenque; eso sí, con dos tequilas cantarán El Rey y evocarán a Pedro Infante o Frida Kahlo.

Huamantla es el ejemplo de todo lo contrario, su pueblo se desborda en sus calles para adornarlas desde la tarde del 14 y pasar toda la noche creando las maravillosas alfombras de colores; más de 11 kilómetros de arte efímero, quedando tatuado en el alma de los presentes, tal como el toreo.

A las cero horas del día 15 de agosto, da comienzo una de las más bellas y solemnes tradiciones de nuestro país, la Procesión de la Virgen de la Caridad, evento en el cual, seas religioso o no, la magia del ambiente te envuelve y te recuerda que en este mundo estamos de paso y que formamos parte de una cultura cuya fuerza y unión son precisamente sus tradiciones.

La noche del 14 se celebra una corrida de toros en la plaza La Taurina, de la ciudad de Huamantla. En 2005, por iniciativa del celebre huamantleco Juan Antonio Hernández, tuve la oportunidad como empresa taurina en ese momento, de crear lo que es hoy la Corrida de Las Luces, festejo que antes de dar inicio tiene una procesión por el ruedo adornado con alfombras de serrín multicolor a la luz de las velas y bajo las notas del Salve, en lo que es un verdadero espectáculo cultural, devoto y místico.

“La noche que nadie duerme” en Huamantla reúne en un breve capítulo mucho de lo que es nuestro México y su gente, la gente buena, de trabajo y valores, que no huye de lo que somos, que no pretende asumir valores con base en cambiarle a los animales sus derechos y su esencia, gente que no pretende ser lo que ni siquiera entiende.
Tauroarte presentó un cartel que provocó un llenazo en los tendidos: el adiós en Huamantla del maestro Zotoluco, alternando con Diego Silveti y el tlaxcalteca Sergio Flores, a la postre triunfador del festejo ante seis señores toros del hierro de Begoña.

En esta era despersonalizada, de realidades virtuales y falsos perfiles en redes, defendamos nuestras tradiciones, trabajemos para blindarlas y evitemos su prohibición.

Twitter: @rafaelcue

También te puede interesar:
En el cinco cinco
Agosto y los toros
A palabras necias...