Opinión

La muerte del PRD

1
   

     

Agustín Basave. (ilustración)

El cinco de junio podría ser la fecha del acta de defunción del Partido de la Revolución Democrática Y Agustín Basave será su sepulturero.

Como Basave no tiene compromisos con ese partido, se sacudirá la tierra de las manos y podrá decir con una sonrisa que, efectivamente, los perredistas “no tenían remedio”. Y a otra cosa.

En junio vamos a ver cómo Morena es ya la tercera fuerza política del país, debido a los errores de un partido que renunció a ser de izquierda.

Los perredistas no sólo se equivocaron al traer a un no militante suyo a que los dirigiera, sino que calcularon mal sus alianzas con el PAN que los llevará a ser un partido casi inexistente a partir de junio.

Sus alianzas con el PAN pudieron tener alguna ventaja para el PRD cuando era la única fuera de izquierda en el país, y su militancia no tenía más alternativa que votar por ese partido. Ahora la situación es distinta.

Morena va a recoger los votos de las personas de izquierda, que no son pocas en el país, pues ahora es la única opción que les ha dejado el PRD al correrse al otro extremo del tablero político.

El que se considera de izquierda va a votar por la alternativa de esa tendencia que le ofrece Morena, y no va a darle su voto al PAN.

¿Qué aliciente tiene el votante de izquierda para sufragar, por ejemplo, por Miguel Ángel Yunes en Veracruz? Ninguno. Lo va a hacer por Morena.

Si Yunes (Miguel Ángel) gana Veracruz, no será por el voto de la izquierda que le aporte el PRD, sino por la mala imagen y el desastre en que acaba el gobierno de Javier Duarte.

El PRD no está consciente de que ahora tiene su competidor en la izquierda, y es Morena. Entonces, ¿por qué se corren a la derecha, abandonan a sus simpatizantes y se los regalan a Morena?

La gente que vota por el PRD lo hace porque cree en una opción de izquierda para el país. Y al salirse de esa banda, el perredismo le deja el campo libre al partido de López Obrador.

Distinto era cuando no había más opción a la izquierda que el PRD. Sus seguidores no tenían otra alternativa que sufragar por su candidato aunque fuera del PAN. Ahora es diferente. Ahí está Morena y viene fuerte.

La mala lectura de la realidad va a llevar al PRD a su peor fracaso en las próximas elecciones, y para 2018 no van a tener candidato, porque ningún aspirante sensato va a ir por un partido, en términos meramente testimoniales, sin ninguna posibilidad de ganar.

Se acabó el PRD. Cinco de junio quedará como la fecha de su defunción. Y Agustín Basave será el sepulturero. No le va a importar, al cabo que ni es de ahí.

​Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Se quieren ir como 'víctimas'
El GIEI vuelve a mentir
Cambio de guardia frente a EU