Opinión

La marea, explicada
por Hacienda

 
1
 

 

6 consejos para ahorrar gasolina. (Especial)

En poco más de dos semanas, cuando 2017 inicie, despertaremos con un precio de la gasolina más elevado; y tanto la Secretaría de Hacienda como la Comisión Reguladora de Energía tendrán que hacer esfuerzos sobrenaturales para revertir creencias añejas y explicar a la población el proceso de transformación a un sistema de precios más profundo que el que ya tuvimos este año. Y tendrán que explicar una paradoja, porque, aunque los precios de la gasolina subirán fuertemente, la autoridad tendrá que convencer a la ciudadanía de que también podrían bajar. Como la marea, que sube y baja. Explicado por Hacienda.

El problema será ver qué tanta credibilidad otorga la ciudadanía al gobierno acerca de lo segundo, es decir a que las gasolinas podrían bajar. El aumento de enero será como una inyección de antibióticos: cuando el doctor la administra sobreviene el miedo, la ansiedad y el dolor del piquete. Pero el galeno, mientras presiona gentilmente el émbolo, te dice que mejorarás. El reto, sin embargo, es que cuando retira la jeringa, el dolor sigue ahí, y la enfermedad también, aunque sea por unos días más… Así es. En este momento la sociedad mexicana es como un niño de tres años al que se le tiene que convencer de resistir la inyección de la vacuna para no enfermar gravemente en el futuro.

Será a mediados de la semana próxima cuando sabremos más detalles sobre la calendarización que se instrumentará en 2017 en las zonas energéticas del país para la subida de precios. La idea es que funcione un mecanismo totalmente liberalizado cuando termine el próximo año.

Pero el golpe inicial se sentirá fuerte: el litro de Magna podría costar más de 15.50 pesos, según algunas versiones.

El presidente Enrique Peña está consciente del costo político que implica el aumento del precio. Su gobierno está preparado. Los mensajes iniciales insistirán en que, para el cálculo, ahora se tomarán en cuenta costos de distribución, logística y de suministro del combustible a cada zona del país. El gobierno dará clases de todo lo que un 'precio' implica como información, y tendrá que desglosar explicaciones puntuales para que los consumidores comprendan que no cuesta lo mismo llevar gasolina a Tijuana que a Morelia.

Pero el efecto más pernicioso de los nuevos precios será en la inflación, que ahora se ubica en 3.3 por ciento, y que recogerá velozmente este aumento. Por eso el Banco de México elevó en una amplia magnitud ayer la tasa de referencia: porque anticipa que, entre otras cosas, habrá un impacto fuerte de este aumento en todo el sistema de precios a partir de enero.

Tarea titánica: convencer a la población de que la marea podrá bajar, cuando está subiendo, y habiendo pocos que saben nadar.

Twitter:
 @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
El enemigo no es Trump: Larry Rubin
AMLO: Respetaré la autonomía del Banxico
La reunión privada de los hombres de Trump en México