Opinión

La marcha es de quien
la trabaja

    
1
    

    

marcha

Varios amigos, y otros analistas que sin serlo merecen mi respeto, han criticado la marcha Vibra México, la original (no confundir con la de la señora Wallace, que se llama Mexicanos Unidos).

Dado que formo parte del brazo periodístico de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, una de las asociaciones que desde la primera hora estuvo en la organización y promoción de la marcha programada para este domingo al mediodía, vi el surgimiento de ésta y cómo ha sido tundida con críticas, interesantes unas, francamente chabacanas otras. De los postulados mediante los que se convocó a la marcha Vibra México, no me estorba ni me inquieta ninguno. Como en los medios ha habido mucha desinformación (estamos demasiado cincuentones para suponer que gran parte de esa desinformación se dio por accidente, pero ese no es el tema), volvamos al documento en el que se convoca. Ojalá la lectura del mismo resulte útil para aquellos que quieran saber lo que la marcha sí se propone, porque también hay quienes opinan sin leer, y pues qué se le va a hacer.

Aquí la convocatoria:

“El presidente Trump ha emprendido una embestida contra un mundo plural, diverso, incluyente y cooperativo. Un embate contra los derechos humanos, el derecho internacional, la soberanía de las naciones y la seguridad global.

“Sus acciones discriminatorias y proteccionistas contra México afectarán seriamente a nuestra economía y amenazan los derechos y la seguridad de los mexicanos de aquí y de allá. Es momento de que los ciudadanos sumemos esfuerzos y unamos voces para manifestar nuestro rechazo e indignación ante las pretensiones del presidente Trump, a la vez de contribuir a la búsqueda de soluciones concretas ante el reto que ellas implican.

“No más quejas. Reconozcamos nuestra responsabilidad y hagamos algo al respecto. Unámonos en favor de:

“•Defender a México y a los mexicanos ante las amenazas del gobierno de Trump;

“•anteponer los intereses de los mexicanos en toda negociación con el gobierno norteamericano;

“•requerir que el gobierno informe de manera permanente sobre las negociaciones con Estados Unidos;

“•exigir al gobierno de México asumir acciones concretas e inmediatas para combatir la pobreza, la desigualdad, la corrupción, la impunidad y las violaciones a los derechos humanos;

“•demandar el respeto y la protección de los derechos de toda persona, independientemente de su nacionalidad, condición migratoria, raza o religión; y

“•establecer el respeto, cooperación y solidaridad como bases del entendimiento y amistad entre las naciones.

“Revertir la vulnerabilidad de México es obligación del gobierno y responsabilidad de la sociedad.

“El llamado a esta marcha es de y para las y los ciudadanos, sin importar ideología, filiación política, preferencia sexual ni religión. Es una expresión apartidista, pacífica y respetuosa para defender los derechos de todos y todas, exigir un buen gobierno, fortalecer nuestras instituciones y celebrar el orgullo de ser mexicano.

“Asiste con tu familia y amigos a este acto cívico de unidad nacional”.

Como es sabido, días después de que Vibra México anunciara su marcha, las activistas Laura Elena Herrejón e Isabel Miranda de Wallace propusieron otra marcha, una que, hasta donde entiendo, no quiere cuestionar al gobierno. Al final, ambas manifestaciones confluirán.

Bueno. La marcha es de quien la trabaja. Ojalá vayan muchos, ojalá todos y cada uno tengan el espacio para hacer las demandas que gusten. Si el gobierno federal esquirolea la marcha, será evidente. Si los ciudadanos libres no responden al llamado, también. Si Vibra México causa en la calle la mitad del ruido que tuvo en redes sociales, será un hitazo. Si no, confirmará que las redes son… eso, virtuales.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:

¿Bienvenidos, paisanos?
Historias (y tragedia) de un pueblo inocente
La república del 'club de Toby'