Opinión

La marcha, ¿de unidad o caballo de Troya?

   
1
 

  

marcha de mujeres

Si la marcha va a ser para unir a México en contra de la hostilidad de Donald Trump, bienvenida, claro que va a ser de utilidad.

Pero si es un caballo de Troya para golpear al gobierno en estas circunstancias, será una marcha que mucho agradecerá Donald Trump pues debilita a Peña Nieto.

Peña no es México, pero es su presidente.

Y el gobierno que él encabeza es el que está negociando con Trump y es sometido a presiones del otro lado de la frontera para debilitarlo.

Hay muchos 'no' que decir al gobierno de Trump, y para eso requerimos que el presidente Peña y su equipo cuenten con el respaldo de los mexicanos y llegue fuerte a la mesa de negociaciones.

Si Claudio X. González quiere protestar por la corrupción, que organice una marcha contra políticos y empresarios corruptos.

O si se quiere marchar contra el gasolinazo, adelante con una manifestación en contra de la fluctuación del precio del combustible.

Pero la marcha del domingo debe ser una manifestación en favor de la unidad nacional para enfrentar las presiones del gobierno de Trump hacia el nuestro, y por sus agravios en contra de los mexicanos.

Cualquier pretexto para debilitar a Peña en esta circunstancia, frente a Estados Unidos, es contrario al interés nacional.

Hay que exigirle firmeza, como hasta el momento la ha habido.

En los medios de comunicación estadounidenses (impresos y electrónicos) se destaca lo razonable y firme de Peña versus lo contradictorio e irracional de Trump.

¿Y acá? Acá en las redes sociales y los cartonistas de Morena quieren ridiculizar a nuestro presidente frente al troglodita del norte.

Una de las maneras de debilitar a Peña es pedirle imposibles.

Decía una de las organizadoras de la marcha que lo importante no era quién pagaba el muro, sino impedir que se construya.

Marchemos contra el muro, pero no le exijamos a Peña que lo impida porque no es de su competencia.

Trump está en todo su derecho de levantar un muro en el territorio de su país. Es una ridiculez y un acto hostil contra el que se debe protestar en ambos lados de la frontera, pero no se puede impedir que los estadounidenses lo hagan en su tierra.

La postura de Peña Nieto debe ser no pagar el muro. Que ellos paguen sus locuras.

¿O qué le pediremos al gobierno mexicano con respecto al muro en Estados Unidos, además de denunciarlo como un acto inamistoso?

¿Que lo bombardee y le declare la guerra a Estados Unidos?

Hay muchos 'no' que el gobierno debe decirle a la administración Trump:

No a la violación de los derechos humanos de nuestros connacionales en Estados Unidos.

No a una repatriación desordenada de migrantes ilegales.

No a tropas de Estados Unidos en territorio mexicano para combatir al narcotráfico.

No a una reapertura del Tratado de Libre Comercio que perjudique a México.

No a la falta de respeto a nuestro país y a sus autoridades.

Para decirle todos esos 'no' a la potencia más fuerte del planeta se necesita unidad nacional.

Y a ello debe contribuir la marcha del domingo, no a torpedear a los nuestros.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Las promesas de AMLO cuestan $1,020,400,000,000.00
Trump enseña un flanco débil
La otra guerra, de partidos contra medio