Opinión

La lógica de los recortes

1
 

 

[La base monetaria está compuesta por los billetes y monedas en circulación/Bloomberg]  

Finalmente, todo indica que en una conferencia de prensa convocada para hoy a las 10 de la mañana por el secretario de Hacienda, se explicará públicamente la decisión de recortar el gasto público.

La invitación a esta conferencia señala que el secretario Videgaray hablará de las perspectivas económicas de 2015 y 2016 (además del balance de 2014), por lo que es probable, y tendría toda la lógica, que en la estrategia de ajustes que se habrá de delinear se considere no sólo lo que viene en este año sino también en el próximo.

Se ha comentado de manera amplia que un amortiguador en la caída de ingresos de 2015 es la cobertura petrolera. Ya le hemos comentado que de cualquier manera no se ofrece esa amortiguación en los primeros tres trimestres de 2015, pues los ingresos se harán efectivos hasta los últimos meses del año.

Pero para 2016, es obvio que no se va a contar con ese seguro. Y además, de acuerdo con los compromisos establecidos por el gobierno, se habrá de reducir en medio punto porcentual adicional el déficit, es decir, los requerimientos financieros del sector público, que pasarían de 4.0 por ciento del PIB en 2015 a 3.5 por ciento en 2016.

Es decir, en el mejor de los casos, suponiendo que la cobertura petrolera proteja la pérdida de ingresos para este año (si se toma completo), para el próximo, considerando que los ingresos tributarios no petroleros se comportan de acuerdo a lo previsto, habría una pérdida de al menos 0.5 por ciento del PIB en ingresos que se sumaría a la baja de otro medio punto por el compromiso establecido por el gobierno.

Es decir, en un escenario conservador, para el par de años de 2015 y 2016 habría que ajustar al menos 180 mil millones de pesos del gasto.

Y si se quiere tener un margen adicional en función de la incertidumbre, no descarte que el monto a recortar fuera aún mayor.

Y en este proceso, ¿qué papel jugará el Congreso?

Depende del tamaño del ajuste. Si éste representara menos de 3.0 por ciento de los impuestos previstos en la Ley de Ingresos, el gobierno simplemente le informaría al Congreso de las reducciones del gasto que habrán de hacerse. Si la cifra es superior, entonces el Congreso tiene la facultad de sugerir, pero la última palabra la tiene el Ejecutivo.

El monto de impuestos aprobado para 2015 es de 1 billón 978 mil millones de pesos. Así que si el recorte supera los 59 mil 340 millones para este año, el Congreso podrá opinar, si no, sólo será informado.

La Ley establece también la secuencia de los recortes. Las áreas que se afectarían son:

Comunicación social; gasto administrativo; percepciones extraordinarias en el gasto de servicios personales (como horas extra o asesorías), y lo que se obtenga a partir de ahorros y economías en la operación.

Hoy se darán a conocer las líneas generales del ajuste, pero el detalle que habrá de enviarse al Congreso tendrá un plazo de hasta 15 días hábiles a partir de hoy, es decir, los detalles se definirán en el curso de febrero.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:

¿Empiezan los cambios?
La perspectiva desde Davos
Ayer se decidió un recorte al gasto público