Opinión

La lógica de los cambios del gabinete

 
1
 

 

Gabinete EPN. (Cuartoscuro)

Si el país marchara muy bien, no hubieran tenido sentido los diez cambios anunciados por el presidente Enrique Peña ayer.

Se quedaron en sus mismas posiciones actores clave, pero los relevos y enroques claramente sugieren que se recogieron las cartas y se volvieron a repartir. Tenemos hoy un nuevo juego.

Hagamos una radiografía de los cambios para dimensionarlos.

Quizás el más relevante de todos es la llegada de Aurelio Nuño al gabinete.

Más allá del gran poder que tenía en la Oficina de la Presidencia, Nuño no era responsable principal de ningún ámbito.

Llegar a la SEP implica una prueba. Ya no cuenta con el cobijo de la casa presidencial, ahora es él quien tiene que exponerse para concretar una de las reformas más trascendentes y ambiciosas del sexenio, que en más de un momento parecía hacer agua.

Aurelio será jugador en 2018 si hace un buen trabajo desde la SEP.

Otro cambio relevante y sorpresivo es la llegada de José Antonio Meade a la Sedesol.

Aunque ya es la cuarta Secretaría que toma Meade (tras Energía y Hacienda el sexenio pasado y Cancillería en este), la de Desarrollo Social es completamente diferente. Si en dos años logra reportar una baja en la pobreza, su estatura será de monumento. Y, es factible.

Y obviamente es un jugador para 2018, sin la menor duda.

Otro caso apreciable es el de José Calzada. Tras la derrota del PRI en Querétaro, muchos lo excluían de una posible posición en el gabinete. ¡Cuánto será la valoración que le da Peña, que con todo y la derrota del PRI en Querétaro, lo invitó!

El estilo moderado y austero de Calzada no debe engañar. Sus habilidades lo hacen competidor de cualquiera. Y es otro de los que podrían ser protagonistas en 2018.

Rosario Robles pudo haber salido del gabinete, sin costo. Pero el presidente la retuvo. Quiere decir que la ve como un activo que no puede perder.

¿Qué le parecería como candidata ciudadana apoyada por el PRI, Verde y Panal (al menos) a la Jefatura de Gobierno del DF en 2018? A ver de dónde pueden sacar una mejor candidata.

Otro caso de valoración fue el de Claudia Ruiz Massieu. Si hubiera un secretario del automóvil, sería el campeón del gabinete por el éxito del sector. A falta de él, Turismo puede colgarse las medallas.

Seguramente la falta de experiencia diplomática de Claudia va a ser cubierta con un equipo profesional.

Enrique de la Madrid va a ser un buen funcionario donde quiera que lo pongan. Pero en su llegada a Turismo hay que ver también el peso político de Alfredo del Mazo. Finalmente es el regreso a las raíces.

La Semarnat se mantuvo como posición del Partido Verde. Rafael Pacchiano, exlegislador del PVEM y subsecretario hasta ayer, aparece con un perfil menos partidista que Arturo Escobar, quien también estuvo mencionado. Seguramente dará continuidad a la gestión de Guerra Abud.

Las salidas de Enrique Martínez y Martínez, Emilio Chuayffet, Monte Alejandro Rubido y Jesús Murillo Karam, implican también un relevo generacional.

Tal vez tardaron los cambios, pero ya llegaron. Y todavía puede haber otros más en lo que resta del año.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Malbarata las reservas el Banco de México?
No se hagan ilusiones, seguirá la volatilidad
¿Cómo nos fue en la tormenta financiera?