Opinión

La jugada oculta del PRI

1
    

    

Alejandro Luna Ramos, actual presesidente del TEPJF. (Especial)

El aplazamiento para la elección del nuevo magistrado del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que va a sustituir a Alejandro Luna Ramos, actual presidente, oculta una magistral jugada, de esas que caracterizan al PRI momentos clave para los acuerdos con propósito de extensión política en las instancias de otros poderes del Estado.

El Senado debió haber hecho el nombramiento antes del 31 de marzo, pero ayer los coordinadores Emilio Gamboa, del PRI; Fernando Herrera, del PAN y Miguel Barbosa, del PRD, volvieron a sacar de la orden del día el tema del relevo.

En días pasados habíamos anotado aquí que los senadores se nos fueron de vacaciones de Semana Santa con el nuevo incumplimiento porque las fracciones del PAN y PRD hacían mancuerna a favor de Enrique Aguirre, mientras que el grupo del PRI mantenía inamovible su apoyo a Javier Aguayo, ambos dentro de la terna enviada por la Suprema Corte.

¿Dónde está exactamente la estrategia de los priistas? En que si uno de los dos frentes aliados de batalla, ya sea panista o perredista, se doblega, entonces Aguayo llegaría a la presidencia del Tribunal Electoral en el momento de las elecciones 2015 para renovar nueve gubernaturas y 500 diputaciones federales, además aparecería bien afilado el siguiente año en que estarán en juego otras 12 gubernaturas estatales.

En ese caso, el PRI, según las tendencias partidistas dentro del Tribunal Electoral se quedaría con cuatro integrantes de los siete que lo conforman para la resolución de conflictos pre o poselectorales.

En el otro caso, el de mantenerse el desacuerdo en la Cámara alta –y ante los nuevos plazos para la presentación de una nueva terna– el PRI y la oposición tendrían un empate técnico aparente, sólo aparente, pues ante el incumplimiento de los senadores Pedro Esteban Penago López, cercano al PRI, relevaría a Luna Ramos. Y éste en su calidad de presidente tendría el voto de calidad, sí el que determina en caso de empate en la resolución de los casos.

En los dos escenarios los priistas comandados por Gamboa cantarían: Jaque Mate.

No es la primera vez que el partido que preside César Camacho Quiroz usa esta estrategia, la cual ha sido corroborada por legisladores de los tres partidos que pidieron anonimato. En San Lázaro, la fracción del PRI y PAN atoraron un año la designación de tres consejeros del desaparecido IFE a pesar de que había 148 candidatos.

El 19 de noviembre de 2010, el presidente de la mesa directiva, Jorge Carlos Ramírez Marín, dijo que el tema se destrabaría hasta 2011 por falta de acuerdo. Y se cumplió. Esta vez el PRI tampoco tiene prisa. Las piezas en el tablero están en su favor.

10 SEGUNDOS… Miguel Mancera, jefe de gobierno, se despidió definitivamente de la reforma política para el DF. Diversas encuestas ponen cada vez más en aprietos al PRD, pues Morena casi empata a ese partido en diputaciones locales. Intentar sacarla en este momento sería darle foro a los morenos y a López Obrador, pues el principal impulsor de la iniciativa se llama Mario Delgado, quien renunció al sol azteca para irse al nuevo partido. Sería el suicidio político más grande del sexenio local.

También te puede interesar:
González Iñarritu inspiró a Gálvez a competir
Escándalo en la PGR
Efectos de la reingeniería del gasto