Opinión

La inseguridad y el crecimiento económico

1
 

 

inseguridad

Los distintos medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales, han comentado de manera amplia sobre la fuga de la prisión de alta seguridad de Joaquín Guzmán, a quien se le conoce como El Chapo, en días pasados. Especialmente relevante ha sido la cobertura que se le ha dado a esta noticia en el extranjero. Sin embargo, no queda claro el impacto que esto pueda tener en la actividad económica del país, sobre todo porque las distintas variables financieras, como el tipo de cambio y el índice de la Bolsa Mexicana de Valores, no tuvieron cambios relevantes después de conocerse la noticia de la fuga.

Este hecho no tendría por qué afectar la actividad económica en el corto plazo, ya que no modifica la política económica, fiscal ni la monetaria de manera directa. Sin embargo, la inseguridad sí afecta el crecimiento por medios indirectos, como es la reducción en los montos de inversión y por los mayores costos de producción.

A diferencia de lo que sucede con el consumo, el inversionista ignora el resultado de su inversión hasta después de varios años e incluso de lustros posteriores a la decisión tomada, mientras que el consumidor conoce de manera inmediata el resultado de su adquisición. La utilidad de una comida en un restaurante o de la adquisición de ropa o de un equipo eléctrico se conocen de manera muy rápida, pero la inversión en un restaurante o en la instalación de una tienda de ropa o en una fábrica de productos electrónicos tarda varios años en confirmarse si fue una buena decisión, rindiendo utilidades o si fue un error.

Por esta razón, para que se eleve la inversión en un país, se requiere reducir la incertidumbre sobre el comportamiento futuro de las principales variables económicas y legales. Cambios en la inflación, en las tasas de interés, en las disposiciones legales y fiscales dificultan poder estimar un escenario futuro de la economía, lo que impide tomar decisiones acertadas. Una variable muy relevante es si el entorno que predomina en el país es de respeto al Estado de derecho y a los contratos o si los mismos sufren cambios a los largo de la vigencia de la inversión o si el gobierno es incapaz de hacer cumplir la ley. La fuga de reos, la existencia de la economía informal, el incremento en la delincuencia y la percepción de corrupción incrementan el riesgo y los costos de los proyectos de inversión, ya que confirman que no existe un cumplimiento del Estado de derecho, todo lo cual impacta el crecimiento económico y la generación de nuevos empleos.

Por otro lado, la inseguridad eleva los costos de producción debido a la contratación de más personal para evitar robos, a la instalación de equipos y sistemas de monitoreo en las empresas, a la contratación de seguros así como la absorción de los costos de los robos. Asimismo, cada vez es más generalizado el pago de sobornos en todo el país para que las empresas puedan operar de manera normal, lo cual eleva sus costos y reduce las utilidades e incluso es frecuente que los negocios tengan que dejar de operar por dejar de ser rentables. Los sobornos son considerados como un “impuesto” adicional que los comercios tienen que pagar para que los dejen operar, lo cual no se delata por miedo a las mismas autoridades que, con frecuencia, están coludidas con los delincuentes.

Además, donde hay inseguridad se reduce el consumo, como sucede ya que en varias partes del territorio nacional, ya que los posibles clientes tienen miedo de salir de sus casas por el riesgo al robo o al secuestro después de cierta hora.

En este aspecto es muy relevante la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana que realiza el Inegi, la cual indica que para junio pasado 69 por ciento de la población de 18 años y más consideró que vivir en su ciudad es inseguro. Esta encuesta se aplicó en ciudades seleccionadas de 100 mil habitantes o más en el país. Además, 65.3 por ciento de los encuestados han escuchado o visto robos o asaltos en los tres meses previos a la encuesta.

Las economías crecen como resultado de incrementos en la inversión y en la medida en que hay inseguridad los países tienen un menor desarrollo.

El autor es economista.
 

Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
Grecia no pagó, tuvo su referéndum y... ¿ahora?
Grecia se declara en suspensión de pagos
Grecia sigue afectando a los mercados globales