Opinión

La industria manufacturera nacional en más aprietos

 
1
 

 

manufactura México

Mucho se ha dicho respecto a la desaceleración económica que atraviesa México, lo cual se ha traducido en ajustes a la baja en las expectativas de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año, hasta niveles de 2.1% según el Grupo Financiero Banamex. En este sentido, de acuerdo con el Índice de Volumen Físico de la Actividad Industrial (IVFAI) elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el comparativo del primer semestre de 2016 respecto al mismo semestre de 2015, la actividad industrial en México creció apenas 0.7%, y dentro de este indicador tenemos que la industria manufacturera aumentó sólo 1.3 por ciento. Esto significa que en términos de bienes materiales producidos la manufactura nacional apenas si ha aumentado su producción respecto al año pasado.

Sin embargo, estas cifras aparentemente contrastan con las recientemente dadas a conocer también por el INEGI en su Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera (EMIM), las cuales muestran que en la primera mitad de este año el desempeño de la industria manufacturera, medido a través del valor de su producción, es mucho mejor del que se podría anticipar.

De acuerdo a la EMIM, en el comparativo del primer semestre de 2016 respecto al mismo semestre de 2015, el valor de la producción de la industria manufacturera creció 6.7% en términos nominales, lo que equivale a aproximadamente un 4% de aumento real si se ajustan las cifras por inflación.

¿Cómo puede ser que el volumen físico de la industria manufacturera crezca apenas 1.3%, pero el valor de su producción haya aumentado 6.7% nominalmente? Pues sin duda a un incremento en los costos de producción del orden del 5.3% en promedio, los cuales queda claro que no han sido repercutidos en su totalidad al consumidor final, ya que la inflación cerró en junio de este año en 2.54 por ciento. De esta manera, resulta evidente que los márgenes de utilidad de muchos fabricantes en México se han venido achicando durante el primer semestre de 2016, lo cual es perjudicial para las posibilidades de crecimiento de los negocios.

Teniendo en mente lo anterior, pasamos a continuación a analizar a detalle la evolución de las diferentes ramas de actividad que componen la industria manufacturera nacional. De acuerdo con las estadísticas de la EMIM, 20 de las 21 ramas de actividad de la manufactura presentan incrementos en el valor de su producción en la primera mitad de 2016, algo que no se veía en muchos años. ¿A poco ya se recuperaron prácticamente todas las ramas de actividad, si apenas hace unos meses la mitad crecían y la mitad disminuían? Claro que no, y para explicar lo que sucede a continuación se presenta el análisis respectivo:

Las ramas de actividad manufacturera que presentan incrementos nominales en el valor de su producción en el primer semestre de 2016 por encima del total de la industria (6.7%), son las siguientes (en paréntesis se indica el porcentaje de crecimiento): Industria de las bebidas y del tabaco (14.1%); Fabricación de maquinaria y equipo (13.0%); Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (12.8%); Industria del papel (11.7%); Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (11.3%); Impresión e industrias conexas (10.7%); Industria de la madera (10.7%); Otras industrias manufactureras (10.7%); Fabricación de equipo de transporte (10.5%); Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía eléctrica (10.3%); Industria del plástico y del hule (9.3%); Fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (9.3%); Industria alimentaria (8.5%); Fabricación de prendas de vestir (7.6%); y Fabricación de productos metálicos (7.5%).

Por su parte, las ramas de actividad manufacturera que presentan crecimientos por debajo del promedio son los siguientes: Fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir (6.1%); Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (5.2%); Fabricación de muebles, colchones y persianas (3.3%); e Industrias metálicas básicas (3.0%); Industria química (2.2%).

Finalmente, la única rama de actividad que presenta una disminución nominal en el valor de su producción durante el primer semestre de 2016 es la Fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón, con una disminución de -21.6 por ciento.

Habiendo dicho lo anterior, otro aspecto que es importante de destacar es que no solo está creciendo el valor de la producción de la industria manufacturera, sino que su tasa de crecimiento se ha elevado respecto a la observada hace un año. Y es que si bien el crecimiento nominal del valor de la producción de esta industria creció 6.7% en la primera mitad de este año, ésta cifra se compara “favorablemente” con el incremento de 2.9% observado en los primeros seis meses de 2015.

Al analizar esto a detalle, tenemos que 13 de las 21 ramas de actividad presentan tasas de crecimiento del valor de su producción en la primera mitad de 2016 superiores a las del primer semestre de 2015; y de éstas las que destacan son (en paréntesis se indican los puntos porcentuales de crecimiento en el primer semestre de 2016 por encima de lo que crecieron en el primer semestre de 2015): Industria química (12.4%); Industria de las bebidas y del tabaco (8.0%); Fabricación de prendas de vestir (7.5%); Otras industrias manufactureras (4.9%); Fabricación de maquinaria y equipo (4.4%); Industria del papel (3.6%); e Industria alimentaria (3.4%).

Por su parte, las que destacan por su desaceleración en la primera mitad de 2016 respecto a la primer mitad de 2015 son las siguientes (en paréntesis se indican los puntos porcentuales de crecimiento en el primer semestre de 2016 por debajo de lo que crecieron en el primer semestre de 2015): Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (-8.9%); Fabricación de equipo de transporte (-7.1%); Fabricación de muebles, colchones y persianas (-7.0%); Fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (-5.0%); Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía eléctrica (-4.7%); y Fabricación de productos metálicos (-1.4%).

Así pues, podemos ver que de manera general el valor de la producción de la industria manufacturera, es más alto en la primera mitad de 2016 respecto a los primeros seis meses de 2015. ¿Pero a qué se debe esta evolución? ¿Significa que las manufacturas en México están teniendo un excelente año 2016?

Como se señaló previamente, esto es más el resultado de un alza en los costos de producción y no obedece a que se la tasa de crecimiento en términos de volumen físico sea más alta. De hecho en el primer semestre de 2015 el IVFAI aumentó 3.1% y sabemos que en el primer semestre de 2016 creció apenas 1.3%, por lo que resulta evidente que la manufactura se desacelera en términos de producción de bienes tangibles, pero su valor de producción crece porque sus insumos resultan en promedio más caros.

A manera de conclusión podemos señalar que muchos de los industriales manufactureros de este país atraviesan por un mal momento producto de que aumentan sus costos de producción, pero derivado de la debilidad del mercado interno, así como de la competencia de productos importados (muchos de ellos provenientes de China en condiciones de dumping) se ven imposibilitados a aumentar los precios de sus productos. Es así que sus márgenes de utilidad disminuyen y con ello se limitan las posibilidades de invertir en el crecimiento de sus negocios.

En base a lo anterior, es importante insistir en la necesidad de una política industrial que ayude a las empresas manufactureras a crecer y a ser más productivas. Para ello es fundamental los incentivos fiscales, una política de sustitución de importaciones que reconstruya las cadenas productivas que fueron destruidas con la apertura comercial, que se den apoyos al comercio exterior, que se combatan las prácticas desleales e ilegales de comercio internacional, entre muchas otras acciones necesarias.

Director General GAEAP.

Correo:alejandro@gaeap.mx

www.gaeap.mx

También te puede interesar:

La realidad del empleo y desempleo en México

Deterioro de la balanza comercial y menor crecimiento económico

La realidad es que la deuda pública sigue creciendo

>