Opinión

La incertidumbre llegó para quedarse

 
1
 

 

ME Fed Coordenadas

El futuro económico del país y del mundo entero es incierto.

Ayer nos enteramos de que la economía norteamericana se enfrió. En el segundo trimestre del año crecía en 3.9 por ciento y en el tercer trimestre apenas lo hizo en 1.5 por ciento.

Hasta hace un par de días, se apostaba porque el incremento de las tasas de interés en Estados Unidos ocurriera hasta marzo.

Ayer, los futuros de los Fondos Federales en EU marcaban 50 por ciento de probabilidades de que el alza tenga lugar en diciembre y hasta 57 por ciento de que sea en enero.

Ayer, el Banco de México mantuvo sin cambio, en 3.0 por ciento, su tasa de referencia. Pero el comunicado emitido no dejó de advertir el riesgo de que ante la incertidumbre del alza de las tasas de interés por parte de la Fed, podría haber nuevamente presiones para el peso.

Como aquí le comenté hace un par de días, durante el último mes se fue la volatilidad y las bolsas ganaron y las divisas se estabilizaron.

Ahora, de nueva cuenta puede haber un ciclo de vaivenes, hasta que el 16 de diciembre la Fed defina si viene un alza o no este mismo año.

Tenemos que aceptar que nos ha tocado vivir en un mundo incierto.

Quizás algunos todavía nos acordamos de aquellas épocas en las que la cotización fija del dólar de 12.50 pesos parecía algo tan natural como la salida del sol.

Había certidumbres en la perspectiva tanto macro como micro.

Sabíamos que si estudiábamos en la universidad y nos aplicábamos, íbamos a conseguir un trabajo más estable y mejor remunerado que nuestros padres.

Los empresarios tenían claras cuáles eran las reglas del juego y cómo podían ser exitosos.

Esos tiempos se fueron para no volver. En muchos queda la nostalgia por las certidumbres. No será más que eso, nostalgia.

Trabajar, operar empresas y hacer negocios en condiciones de incertidumbre es más difícil e implica más riesgos. Y cuando además nuestro entorno es el de un mundo más abierto y con una competencia más intensa y generalizada, entonces el mundo económico no parece apto para quienes quieren ir a lo seguro.

Pero al mismo tiempo, no podemos perder de vista que nos encontramos en un mundo en el que hay muchas más oportunidades.

Lo que ocurre en la economía también se aplica a la política y a la vida social.

¿Cree usted que hubiera sido posible que en los 60 o en los 70 un candidato independiente ganara la gubernatura de uno de los estados más importantes del país? ¿Imagina usted que un grupo de expertos enviados por la CIDH interviniera de modo determinante en la investigación de uno de los crímenes más sonados del país? ¿Creería que por la vía de las instituciones garantes de la transparencia y el acceso a la información los ciudadanos podrían haber obtenido hace una década apenas información que antes no tenían ni los órganos de inteligencia del Estado?

Mejor que nos guste este mundo lleno de incógnitas y misterios, en donde tenemos que trabajar todos los días para moldear el futuro. Y digo que mejor que nos guste, porque como decía el viejo slogan: llegó para quedarse.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Cruje el monopolio
El termómetro del mercado interno
Se ve lejos el alza de las tasas