Opinión

La historia detrás de la turbulencia

    
1
   

   

Turbulencia financiera

¿Cuál es la historia que está detrás de la turbulencia financiera que hoy estamos viviendo?

Una muy parecida a la que se ha visto en otras ocasiones: primero hay una burbuja financiera, luego viene el reventón, y con frecuencia, un daño a la economía real.

Esta vez, el epicentro está en China.

El principal índice de la bolsa china, el Composite 300 de Shanghái, subió 145 por ciento entre junio de 2014 y el mismo mes del año pasado.

Pero hubo más. La deuda total de China (no sólo pública) pasó de 164 por ciento del PIB en 2008 a 231 por ciento en 2014.

Mientras la expansión productiva iba viento en popa, no pasaba nada. Pero en 2015 empezaron a surgir dudas respecto a la sostenibilidad del crecimiento chino.

Y, cuando hay estas dudas en el contexto de una burbuja, se produce una corrida.

Hasta el día de ayer la caída de la bolsa china era de 38 por ciento.

Pero eso no es todo: la amenaza de una fuerte depreciación de la deuda china también está latente.

La caída en la producción manufacturera, medida por el retroceso del índice de los gerentes de compras de la manufactura de 2.8 por ciento entre diciembre de 2014 y el mismo mes de 2015, así como el retroceso de las exportaciones, han conducido a una política devaluatoria del yuan, que en los últimos 12 meses retrocedió 6.1 por ciento.

Todo este cuadro genera dudas respecto al futuro de China.

Sume usted a este panorama el comienzo del ciclo alcista de las tasas de interés en Estados Unidos, así como el corto circuito que esto hace con las políticas monetarias expansionistas en Japón y Europa, y tendrá un coctel financiero explosivo.

Como aquí le he comentado en diversas ocasiones, cuando hay un incremento en la percepción del riesgo a nivel internacional los inversionistas tienden a deshacerse primero de los activos de más liquidez, que en el caso de las divisas de los mercados emergentes, son los pesos mexicanos.

Con una devaluación de 3.5 por ciento en los pocos días que llevamos en este año, nuestro peso es la tercera moneda más devaluada, sólo detrás del 6.9 por ciento del peso argentino que se depreció por un cambio de régimen de tipo de cambio, y del 3.7 por ciento del rand sudafricano.

¿Hay esperanza de que ceda la turbulencia pronto?

Sí, lo más probable es que este episodio dure sólo algunos días y luego entremos a una fase de relativa estabilidad… antes de que vuelva a generarse otra turbulencia.

Para que estos episodios concluyan será necesario que haya un reacomodo financiero internacional.

¿Tiene la autoridad mexicana algún margen de maniobra para evitar la devaluación?

El recurso más relevante con el que cuenta el Banco Central es la tasa de interés de referencia.

Si el Banxico detecta ‘contaminación inflacionaria’ derivada de la devaluación, y podría haberla pronto, no dude usted que habrá alzas incluso antes de que la Fed decida el siguiente incremento.

Lo paradójico es que este panorama de un peso débil más las reformas, en el marco de la próxima firma del tratado comercial más importante del mundo desde la formación de la OMC, el TPP, ofrecerá a México una oportunidad única de crecimiento económico para el mediano plazo, que podría cambiar el rostro del país… si la aprovechamos.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Es malo tener un dólar caro?
Cinco preguntas sobre el dólar para 2016
El augurio de la inestabilidad