Opinión

La guerra entre dinosaurios

 
1
 

 

AMLO

“Si los mexicanos fuéramos dinosaurios, votaríamos por el meteorito”. Este texto lo encontré en un meme que envió uno de mis compañeros del chat de mi grupo de la preparatoria. Y sí, seguramente muchos pensaron que la alusión tenía que ver con los posibles éxitos electorales del PRI en el Estado de México y Coahuila. Yo difiero.

Cuando hablamos de dinosaurios y la política en México, estamos hablando de toda la clase política. En mi libro Manual de liderazgo: Cómo no ser un líder jurásico (Aguilar Nuevo Siglo 2009), señalo que “el concepto de líder jurásico se aplica a todos los líderes antidemocráticos y anticuados sin importar el color de la camiseta que portan… son individuos tanto de la derecha como de la izquierda”. Ante la caballada de candidatos del domingo, a la mayoría de los electores no les quedó otra que votar por el meteorito.

¿Pero qué más aprendimos en esta jornada electoral? No sabemos quién será el siguiente presidente de México, pero es claro que Andrés Manuel López Obrador es el candidato a vencer en 2018. Lo extraordinario es que AMLO no ha sabido aprovechar esta coyuntura donde él, y solamente él, tenía el camino libre para hacer campaña y crear una imagen presidencial con credibilidad.

Todos los otros posibles candidatos se pelean entre sí debilitando su partido y por ende debilitando su candidatura ante AMLO. Hay toda una generación de mexicanos dispuestos, quienes no se acuerdan de su candidatura y sus errores en 2006 y 2012. Andrés Manuel parecería que desperdició los últimos dos años.

Y entre las cosas que aprendimos de estas elecciones es el miedo que le tienen los mercados e inversionistas extranjeros a la posibilidad de que AMLO sea presidente. Durante el domingo en la tarde, cuando todavía se especulaba quién habría ganado la gubernatura en el Estado de México, las especulaciones llevaron a que el peso cayera casi 1.0 por ciento, llegando a cotizarse hasta 18.82 pesos por dólar.

Ante la posibilidad de que el PRI ganara en el Estado de México y no la candidata de Andrés Manuel, el peso mexicano está teniendo su mejor periodo. Al cierre del lunes el dólar se cotizaba en 18.3665 pesos, su menor nivel en nueve meses, siendo la ganancia para la moneda mexicana de 1.84 por ciento.

Por otro lado, el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, apuntó que la recuperación del peso frente al dólar se debe al resultado de las elecciones en Edomex, y que esta recuperación quitará presiones de la inflación a la moneda mexicana. Carstens declaró que “mucho de la economía depende de las expectativas”, ya que es posible que los inversionistas le tuvieran miedo a un triunfo de la candidata de Morena.

Esto parecería una conspiración por parte del capitalismo salvaje y corrupto. No sé. Pero me pareció interesante que para 'suerte' de la empresa constructora y concesionaria española OHL (la cual está envuelta en un posible escándalo de corrupción por un entramado de concesiones públicas no sólo en México, sino en España), con el anuncio del triunfo del candidato priista, Alfredo del Mazo, los títulos de la constructora se han disparado en un máximo de 7.0 por ciento.

Cabe destacar que Morena había declarado que, de ganar en el Estado de México con la candidata Delfina Gómez, someterían a revisión las concesiones del gobierno de la entidad a OHL. De manera que OHL ahora tiene la posibilidad de tener puerta abierta a nuevas licitaciones en la entidad.

Otra lección de este domingo es que el peor enemigo de un candidato de la izquierda será otro candidato de la izquierda. AMLO perdió el Estado de México porque en lugar de negociar trató de imponerse ante el candidato del PRD y su partido. Por eso, el gran ganador del domingo es el PRD, porque podrá vender su amor muy, muy caro en 2018. El siguiente presidente o presidenta de México se definirá con alianzas. AMLO ganará si PAN y PRD no llegan a un acuerdo para postular un candidato.

Para mala suerte del PRI, los resultados del domingo le dan poco. Los cuestionamientos de cómo se llevaron a cabo las elecciones en el Estado de México le darán a AMLO meses de declaraciones diarias sobre las corruptelas del PRI.

Y esto ayudará a profundizar la división intestina en el tricolor, porque los resultados del domingo, más que resolver, agudizaron las diferencias. No sorprendería que el fuego amigo empiece a golpear con acusaciones de corrupción al presidente Peña Nieto y su equipo cercano. La guerra entre dinosaurios está por comenzar.

Twitter: @Amsalazar

También te puede interesar:
El mundo no se acaba el domingo
¿Por qué Donald no podría caer?
Cómo destruir una presidencia en una semana y con varios tuits