Opinión

La fuerza del país son las Mipymes


1


Mipymes

Si nuestro país quiere registrar tasas de crecimiento económico en torno al 4% anual de manera sostenible y con creación de suficientes empleos formales, es fundamental que se implementen políticas económicas efectivas de apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes). Esto es así porque de acuerdo a los resultados del más reciente Censo Económico llevado a cabo por el INEGI, en nuestro país hay aproximadamente 4.015 millones de unidades económicas (empresas), de las cuales el 99.8% son Mipymes que generan el 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y el 72% del empleo en el país.

Por esta razón el que se piense en generar políticas económicas que sólo benefician a las grandes empresas es un error, al igual que lo es el que la Cámara de Diputados haya destinado apenas 7,200 millones de pesos a organismos públicos como el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM), y que además le haya recortado su presupuesto a un organismo fundamental como Proméxico.

El Gobierno Federal debe tener muy claro que si lo que busca es incrementar el PIB sin que haya mayor repercusión en el empleo pues entonces los apoyos deben ser para las grandes empresas, pero si lo que busca es un crecimiento más equilibrado a lo largo del país y que éste se traduzca en empleos, entonces la vía ineludible para lograrlo es apoyando a las Mipymes. Es verdad que las reformas estructurales hasta ahora emprendidas cambian muchas de las reglas del juego en el que se mueven las grandes empresas, lo cual eventualmente debería generar mayores condiciones de competencia económica, pero hasta ahora dichas reformas han hecho muy poco para cambiar el ambiente en el que se mueven las Mipymes, y por eso algo tiene que hacerse.

Es importante mencionar que no obstante la escasez de apoyos que enfrentan las Mipymes, muchas de ellas han comenzado a tener un mejor desempeño económico a partir del segundo semestre de 2015, el cual se debe a dos cuestiones principales: 1. el ajuste en el tipo de cambio que provocó que el año pasado nuestras importaciones manufactureras crecieran apenas 1.4% y que de hecho presenten una disminución anualizada de 2.9% en enero de 2016; y 2. La ligera recuperación del mercado interno (a razón de 0.8% anual en términos reales de acuerdo a cálculos de GAEAP) por el aumento de la masa salarial nominal por encima de la inflación.

La mejor evolución de las Mipymes, las cuales generan el 72% del empleo en el país, también se puede constatar analizando las cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), organismo que informó hace algunos días que al mes de febrero de este año el número de trabajadores asegurados se ubicó en 18.095 millones de personas, lo que representa 662,432 más que en febrero de 2015. Por su parte, si analizamos el incremento en este indicador en el periodo de enero a febrero de este año vemos que los asegurados totales aumentaron en 142,291, la cifra más alta para un solo mes desde octubre de 2015.

El incremento de 662,432 trabajadores fue producto de aumentos en las siguientes divisiones de actividad (en paréntesis se indica el número de trabajadores nuevos en el año): Industrias de transformación (197,426); Servicios para empresas, personas y hogar (178,459); Comercio (119,390); Transportes y comunicaciones (62,931); Construcción (44,497); Agricultura, ganadería, silvicultura, caza y pesca (34,317); Servicios sociales y comunales (29,423); Industria eléctrica y suministro de agua potable (951); e Industrias extractivas (-4,962).

Vemos que la actividad que más contribuyó en el aumento en el número de trabajadores asegurados fue la industria de la transformación con 197,626 personas, lo que implica un aumento de 4.3% respecto a febrero de 2015 y representa el 29.8% del total de nuevos asegurados. Esto va en línea con lo que mencionaba líneas arriba en el sentido de que el freno en las importaciones manufactureras ha ayudado a un mejor desempeño de las empresas del ramo.

Es verdad que parte del aumento en el número de trabajadores se debe a las revisiones que realiza el IMSS buscando la regularización de los empleos por parte de las empresas, inclusive mandando a sus inspectores afuera de las empresas para que intercepten a los trabajadores para preguntarles si están dados de alta ante el IMSS, pero también es cierto que se están creando nuevas fuentes de trabajo por parte de las pequeñas y medianas empresas, un ejemplo de ello es lo que ocurre en industrias intensivas en mano de obra como calzado, textil y vestido.

Aunado a lo anterior, un aspecto que se debe destacar es que el salario diario asociado a los trabajadores asegurados pasó de 306.63 pesos en enero de 2015 a 318.23 pesos en enero de 2016 (este es el dato más reciente disponible), lo que implica un aumento nominal de 3.78%, si tomamos en consideración que la inflación en el periodo fue de 2.61% por lo que queda claro que hubo una ligera recuperación real del poder de compra del trabajador promedio que labora en la economía formal. De mantenerse esta situación se podría generar un círculo virtuoso de crecimiento impulsado por el mercado interno y ayudará a que dejemos de depender tanto del gasto público y de las exportaciones como motores de crecimiento de la economía nacional.

¿Qué puede hacer el gobierno federal para impulsar a las Mipymes? Desde luego que un primer aspecto es destinar mayores recursos a dependencias como el INADEM y Proméxico para que se apoyen los programas que impulsan la competitividad y productividad de las empresas, así como sus proyectos de internacionalización.

Un segundo aspecto tiene que ver con fortalecer las cadenas productivas aprovechando el alza del dólar, de manera que los productos hechos en México tengan un mayor porcentaje de valor de contenido local. Esto implica una política de sustitución de importaciones, como ya lo hemos dicho en varias ocasiones desde este espacio, pero para que esto verdaderamente ocurra en función del ajuste en el tipo de cambio se debe dar una lucha frontal a las prácticas ilegales de comercio internacional.

¿Y es que de qué sirve que el dólar haya aumentado 23% en el último año si sigue habiendo importadores que subvalúan su mercancía en la aduana y con ello se libran del pago de los aranceles y el correspondiente impuesto al valor agregado? Si muchos de los productos extranjeros quisieran entrar a México con su verdadero precio entonces muchas empresas importadoras mejor voltearían a ver a la proveeduría local como una opción de abastecimiento, lo que se traduciría en más empleos nacionales.

Otro tema en el que se debe trabajar es en mejorar el costo del financiamiento que enfrentan las Mipymes. La enorme mayoría de estas empresas se financia a través de proveedores porque el crédito bancario es escaso y sigue siendo caro. La reforma financiera realmente no se ha traducido en condiciones de mayor competencia entre los bancos y parece que en muchos de los productos y servicios que ofrecen actúan como oligopolio coludido con costos demasiado elevados. De acuerdo a la teoría económica clásica la tasa de interés debe ser igual al rendimiento del capital (inversiones físicas), pero ¿Qué negocio deja ahora en día rendimientos lo suficientemente altos como para pagar tasas de interés de 14% o más altas (si es que se obtiene el financiamiento)?

Otro aspecto que beneficiaría a las Mipymes formales es el combate a la economía informal, la cual es una fuente de competencia que destruye empleos formales ante la incapacidad de los empresarios formales de igual los precios de quien no paga impuestos, ni prestaciones sociales para sus trabajadores. Mientras siga habiendo la enorme presencia de la economía informal en el PIB nacional (25% del PIB) será muy difícil que las empresas formales tengan las condiciones suficientes para crecer y desarrollarse.

Existen muchas otras políticas que se pueden implementar para incentivar la innovación, desarrollo y crecimiento de las Mipymes. De hecho hay libros completos editados por la CEPAL al respecto, los cuales sería bueno que revisaran los asesores de los secretarios de Hacienda y Economía. La situación económica de México está prendida de alfileres ante los riesgos de la economía mundial, el exceso de endeudamiento en el que han incurrido todos los órdenes de gobierno y la volatilidad internacional. Si se le apuesta de verdad al fortalecimiento de las Mipymes viviremos un 2017 mucho mejor del que presenciaremos si nos quedamos cruzados de brazos.

Director General GAEAP.

Correo:alejandro@gaeap.mx

www.gaeap.mx

También te puede interesar:
Un respiro para la industria manufacturera nacional
Trump: un peligro para México y el mundo
La verdadera dimensión de la deuda pública en México