Opinión

La Fed estudia reducir su balance, ¿qué significa y qué implicaciones tiene?

 
1
 

 

Fed

Hace nueve años, el Banco Central de Estados Unidos instrumentó un experimento colosal para evitar una gran depresión y una prolongada fase de deflación. Ahora se trata de desmantelarlo. Los efectos de implementarlo y los que podemos esperar al removerlo son brutales para la economía global. Hay que recordar que desde la Segunda Guerra Mundial seguimos viviendo la era del patrón dólar.

En la minuta de la última reunión del Federal Open Market Committee, (FOMC), órgano colegiado de política monetaria de la Fed, se reveló que los miembros del Comité están estudiando ahora la mejor forma de normalizar la exagerada política expansiva (o como le han llamado, la política acomodaticia) que se instrumentó después de la crisis sistémica de 2008, consistente en llevar el objetivo de la tasa de Fondos Federales (la tasa de interés a un día) a un rango de entre 0.00 y 0.25 por ciento anual, el más bajo de la historia, e inyectar liquidez al sistema financiero en una magnitud nunca antes vista, comprando en el mercado abierto bonos soberanos y valores respaldados con hipotecas, lo que se tradujo en una expansión del balance de la Fed desde un tamaño de menos de un billón de dólares a 4.5 billones (lo que equivale a poco más de una cuarta parte del tamaño de la economía, 26.7 por ciento).

El discurso anterior, desde que se empezó a hablar de reducir gradualmente el ritmo de las compras de valores, en 2013 (la fase del tapering) era que la Fed iba a incrementar muy gradualmente el objetivo de la tasa de Fondos Federales, y al mismo tiempo se comprometía a mantener intacto el tamaño del balance.

El FOMC ya ha incrementado la tasa objetivo hasta 1.0 por ciento anual. Pero aún no se ha movido un milímetro en la magnitud de su tenencia de valores. Es probable que usted se esté preguntando: ¿y a qué viene todo esto?, ¿qué puede pasar en el mundo si ahora se empieza a reducir ese inventario de bonos?

Pues resulta que aquí aplica, como en otros ámbitos, eso de que el tamaño sí importa. Y mucho más de lo que se puede uno imaginar. Cuando Ben Bernanke, anterior presidente de la Fed, instrumentó este experimento, bajó agresivamente las tasas, lo que de inmediato repercutió en una baja generalizada en las tasas de interés en todo el mundo. En nuestro país, la tasa del Banco de México bajó a 3.0 por ciento anual, su mínimo histórico.

Pero además reforzó su intervención creando más de tres billones de dólares, lo que tuvo efectos severos en los mercados financieros y en los mercados reales. El dólar se debilitó contra todas las monedas. En mayo de 2013 vimos al peso mexicano cotizar por debajo de 12 por dólar. El petróleo llegó a más de 110 dólares por barril. El maíz se disparó por arriba de  800 dólares por bushel. Las bolsas americanas dieron rendimientos superiores a 20 por ciento anual durante varios años.

Para mantener el tamaño del balance, lo que implica no mover la oferta de dólares en el mundo, la Fed ha tenido que ir comprando en los últimos años más bonos del Tesoro, en la medida en que le han ido venciendo los que tiene en la panza. Pues ahora ha llegado el momento de desbaratar este adefesio.

La Fed está consciente de que este movimiento -de irse deshaciendo de los bonos que hoy posee- tiene que darse en un proceso muy gradual y ordenado. Debe de ser lo menos disruptivo en los mercados.

Para esto, los miembros del FOMC han declarado que antes de actuar van a hacer un anuncio claro y detallado a los mercados de cómo se va a dar este malabar.

El efecto de disminuir su balance es equivalente a salir a recoger dólares en el mercado. ¿Y cuál sería el efecto de esto? Menos dólares en circulación y mayores tasas de interés en dólares implican: una posible tendencia al alza en el dólar respecto a la gran mayoría de las divisas; una tendencia al alza en las tasas de interés en todo el mundo; una tendencia a la baja en los precios de las materias primas, y una posible baja en los precios de las acciones, lo que puede compensarse si el crecimiento económico se acelera. Todo parece indicar que esto pudiera estar a la vuelta de la esquina.

Twitter: @EOFarrilS59

También te puede interesar:
El presidente Trump abre diversos frentes en el escenario geopolítico
Es posible ver sorpresas positivas en la estimación del PIB al 1T
Hacienda impone conducción responsable de las finanzas públicas