Opinión

La Fed deterioró
las expectativas

 
1
 

 

Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal (Bloomberg/Archivo)

La encuesta de expectativas económicas que ayer publicó Banamex ofrece resultados interesantes que nos permiten perfilar la situación económica para el fin de este año y 2016.

Veamos algunos de los puntos sustantivos.

1.- Ninguno de los expertos entrevistados consideró que en octubre habrá un incremento de las tasas de interés, a pesar de que Janet Yellen afirmó que no descartaba el incremento en octubre. El grueso de los expertos considera que el ajuste se hará en diciembre. Sólo Bank of America Merrill Lynch e Itau consideran que será en enero de 2016. Este hecho define el problema que ya se hizo manifiesto ayer en los mercados financieros: los mercados no le creyeron a la Fed.

2.- En términos generales se asume que el incremento que habrá entre el último trimestre de 2015 y a lo largo de 2016 será de un punto porcentual. Esto implica que en México la tasa de referencia cerraría en un nivel de 4.0 por ciento el próximo año. Este hecho es consistente con un horizonte de una economía que va a crecer menos de lo previsto para el próximo año y que por lo mismo tendrá pocas presiones inflacionarias.

3.- El crecimiento del PIB para 2015 no cambia respecto a las estimaciones anteriores, es decir, se sigue ubicando en un estimado de 2.3 por ciento, ligeramente por arriba del punto medio del intervalo fijado por el Banco de México. Sin embargo, para 2016 sí se revisó a la baja la expectativa, que pasó de 3.0 por ciento hace una quincena a 2.8 por ciento en la observación de ayer. Esto implica que tendremos un entorno económico más adverso en los siguientes doce meses.

4.- Se anticipa una mayor depreciación del tipo de cambio. Para diciembre de este año, el tipo de cambio interbancario se estimó en 16.60 pesos, lo que implica algo así como 16.90 pesos para la cotización de ventanilla. Anteriormente, el tipo interbancario se había estimado en 16.35. Para el cierre del próximo año, el dato es de 16.30 pesos, desde un 15.98 que se había anticipado la quincena pasada. Resulta claro que ya no hay la percepción de que el peso pueda fortalecerse mucho más, dado que la decisión de la Reserva Federal y del Banxico se tomaría hasta entrado el mes de diciembre y entretanto prevalecerá la incertidumbre.

Uno de los factores que ha influido en este conjunto de cambios en la expectativa de los expertos es la condición de China.

Cuando la Reserva Federal decidió posponer su decisión dio el mensaje de que el entorno internacional, y en particular la situación en China, bien podrían estar peor de lo que la mayor parte de los expertos considera, pues de lo contrario quizás hubieran optado por el ajuste desde este mismo mes.

Ante la pérdida de credibilidad de la Reserva Federal lo más probable es que se repitan episodios como el de ayer, con caídas generalizadas de las bolsas e incrementos de buena parte de las divisas de mercados emergentes, así como del euro.

No implica este hecho que el valor del dólar suba sin tope, pero sí que estará buena parte de lo que resta de este año por arriba de los 17 pesos.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:

‘The Two Mexicos’
Dos ópticas sobre la decisión de la Fed
Los dilemas de la Fed