Opinión

La ‘escalera’ de Banxico y la salida de Carstens

 
1
 

 

La ‘escalera’ de Banxico y la salida de Carstens.

El Banco de México se enfrenta a retos sin precedentes en los más de 23 años que lleva como Banco Central autónomo.

Tendrá que enfrentar, con la consolidación de un ciclo alcista de las tasas de interés, las fuertes presiones inflacionarias que se presentarán el próximo año.

A la mayor inflación y el deterioro en las expectativas para ésta, se sumarán el fuerte incremento del salario mínimo y la liberalización de los precios de las gasolinas.

El mayor de los retos será ‘apretar’ la política monetaria para apoyar la estabilidad financiera sin generarle costos significativos a la economía mexicana.

El Banxico ha venido incrementando la tasa de referencia desde diciembre del año pasado, en acciones que ya resultaron en seis aumentos por un total de 275 puntos base, desde 3.0 a 5.75 por ciento.

¿Qué factores determinarán el rumbo de la política monetaria en México en 2017?

El más importante está vinculado a los riesgos para la inflación derivados de la depreciación del peso frente al dólar.

Uno más es la influencia de los incrementos de las tasas de interés en Estados Unidos (EU).

Se espera un ciclo de alzas de las tasas de interés en EU más rápido de lo anticipado hasta antes de las elecciones presidenciales.

Los seis aumentos de la tasa de referencia en México se han dado en escalera: uno de 25 puntos base y cinco de 50 puntos base.

Además, confirman que “ya estamos en un ciclo restrictivo” de la política monetaria del Banxico, dijo Gabriel Casillas, economista en jefe de Banorte.

Analistas de Citibanamex anticipan que el Banxico aplicará un ciclo restrictivo que llevará la tasa de referencia a 7.0 por ciento al cierre de 2017.

Esto es 125 puntos base sobre su nivel actual.

Los analistas de Citibanamex prevén que el Banxico incrementará su tasa en 25 puntos base en cada reunión, de febrero hasta junio próximo.

En ese periodo serían cuatro aumentos de la tasa de referencia por un total de 100 puntos base.

Así, el Banxico enfrentará la difícil decisión de afectar negativamente a la economía a través de una política monetaria restrictiva en la búsqueda de una menor inflación.

En opinión de Casillas, “esto no debería tener ninguna relación con la sucesión” de Agustín Carstens en el Banxico.

Pero entre más pronto se defina quién será su sucesor, “le quitamos un tema de incertidumbre al mercado”, dijo.

Si bien Carstens ha sido un excelente gobernador del Banco Central, no es irremplazable, comentó el economista de Banorte.

¿Cuándo debe ser reemplazado?

De acuerdo con Casillas, sería mejor que el presidente Enrique Peña enviara al Senado su propuesta para cubrir la vacante de gobernador mucho antes de la salida de Carstens en julio; por ejemplo, en febrero, cuando inicia el periodo de sesiones
.
Desafortunadamente, opina, en estas cosas es muy difícil quedar bien, porque si la renuncia de Carstens se hubiera hecho efectiva de inmediato, se diría que no se quedó para enfrentar la tormenta.

Pero como se va a quedar hasta el 1 de julio, hay algo de resquemor de que tal vez es mucho tiempo para la transición.

Lo mejor es que el nombramiento del sucesor se adelante y recaiga en una persona que dé tranquilidad al mercado.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
Mosaico de contrastes sobre México
El reto de proyectar confianza en Banxico
Crecimiento decepcionante… y lo que falta