Opinión

La economía, según
Mitt Romney

 
1
 

 

Krugman.

Hubo tantas cosas erróneas en el reciente discurso de Mitt Romney del tipo “Donald Trump es un desastre a quien apoyaré en las elecciones generales” que pudiera parecer raro señalar al Sr. Romney por su mala macroeconomía internacional. Pero es una cosa que me molesta en un área de la que realmente sé de lo que hablo. Así que ahí les va.

En su advertencia sobre la 'Trump economía', el Sr. Romney declaró que “Si los planes de Donald Trump se llegaran a implementar, el país se hundiría en una recesión prolongada. Algunos ejemplos: sus recargos de 35 por ciento tipo aranceles provocarían una guerra comercial, y eso elevaría los precios para los consumidores, acabaría con nuestros puestos de trabajo de productos de exportación y haría que empresarios y comerciantes de todo tipo huyeran de Estados Unidos”.

Después de todo, ¿no es que todo mundo sabe que el proteccionismo provoca recesiones? De hecho, no. Hay motivos para estar en contra del proteccionismo, pero ese no es uno.

Revisemos los números (que tienen un conocido sesgo liberal). El gasto total final en bienes y servicios producidos nacionales es: gasto total nacional + exportaciones – importaciones = Producto Interno Bruto (PIB).

Ahora, supongamos que tenemos una guerra comercial. Esto reduciría las exportaciones, lo que, manteniendo todo lo demás constante, deprimiría la economía. Pero también reduciría las importaciones, lo que, manteniendo todo lo demás constante, sería expansivo. Para el mundo en general, la caída en las exportaciones y las importaciones sería igual, por definición, por lo que en lo que respecta a la demanda global, las guerras comerciales son una pérdida de tiempo.

En este punto, estoy seguro de que algunos van a empezar a gritar “¡Krugman dice que el proteccionismo no hace daño!” No: el proteccionismo, en general, debería reducir la eficiencia, y consecuentemente la producción potencial de la economía. Pero eso no es lo mismo que decir que causa recesiones.

¿La Ley Arancelaria Smoot-Hawley de 1930 no provocó la Gran Depresión? No. No hay ninguna evidencia de que lo haya hecho. Sí, el comercio cayó significativamente entre 1929 y 1933, pero eso fue casi completamente consecuencia de la Depresión, no una causa (el comercio de hecho cayó más rápido durante las primeras etapas de la Gran Recesión en 2008 que después de 1929). Y aunque las barreras comerciales fueron más altas que nunca en la década de 1930, esto fue una respuesta parcial a la Depresión, y en parte consecuencia de la deflación, que hizo que aranceles específicos se volvieran más preponderantes.

Cierto, esta no es la parte del discurso del Sr. Romney que la mayoría de la gente va a recordar. Pero el proteccionismo fue el único motivo que presentó para creer que las políticas del Sr. Trump causarían una recesión, lo que resulta revelador. El supuestamente adulto responsable y bien informado del Partido Republicano que está intentando salvar al partido ni siquiera puede entender cuestiones económicas básicas en el único punto donde la economía es central para su argumento.

LOS REPUBLICANOS Y LAS GUERRAS COEMERCIaLES
No estoy seguro e que haya alguien además de mí a quien le importe la discusión Romney-Trump respecto a la política comercial; de cualquier forma, para los seres humanos normales es mucho más interesante hablar del tamaño de, ejem, del tamaño de las manos del Sr. Trump.

De todas formas, el debate comercial es un enfrentamiento revelador.

Los republicanos del establishment tal vez hablen del libre comercio, pero en la práctica son más proteccionistas (si acaso) que los demócratas, aunque en estos días ningún partido es verdaderamente proteccionista. Recuerden que fue el presidente Reagan, no el presidente Carter, quien impuso cuotas a la importación de autos japoneses en la década de 1980.

La causa de esta diferencia tiene dos aspectos. Primero, los republicanos son mucho menos respetuosos de las obligaciones internacionales. En segundo lugar, en un lado hay un nivel de cinismo (una disposición a jugar a la política con los asuntos exteriores) que no es igualado por el otro.

Lo que me lleva al más reciente enfrentamiento. Tal como lo he dicho, cuando el Sr. Romney declaró horrorizado que el Sr. Trump iniciaría una guerra comercial, sus puntos económicos eran errados, lo que constituye el problema principal. Pero también vale la pena señalar que el propio Sr. Romney defendió las mismas políticas que el Sr. Trump está favoreciendo ahora durante un debate de 2012 con el presidente Obama. Y alegremente desechó los peligros.

De acuerdo con un informe de The New York Times: “’He visto año tras año cómo cierran empresas y la gente pierde su trabajo porque China no ha jugado con las mismas reglas, en parte bajando artificialmente el valor de su moneda’, dijo el Sr. Romney… Cuestionado sobre la posibilidad de una guerra comercial durante su debate con el presidente Obama, el Sr. Romney señaló que ya había una. ‘Es una guerra silenciosa, y están ganando’, indicó. ‘Simplemente no podemos rendirnos y perder puestos de trabajo’”.

Ahora, el Sr. Romney podría sostener que la situación ha cambiado, como lo ha hecho desde 2010, cuando yo mismo discutía por la amenaza de los aranceles compensatorios. En ese entonces, China de hecho participaba en una peligrosa manipulación cambiaria. Pero en estos días la nación está sangrando reservas de cara a una enorme fuga de capitales (¡un billón de dólares el año pasado!); esto es, está interviniendo para apuntalar al renminbi, no para bajarlo. Pero ese no es el caso que el Sr. Romney está presentando.

Entonces, ¿cómo calificamos este debate? Cuatro Pinochos de cada lado. El Sr. Romney habla disparates económicos, y condena como terribles las mismas políticas que él mismo defendió no hace mucho. Pero el Sr. Trump está estancando en un túnel del tiempo, presentando argumentos que tuvieron cierta fuerza cuando China estaba en auge pero que en la situación actual no tienen nada.

Lo siento. Aquí no hay ganadores, sólo grandes perdedores.

Lamentable.

Twitter: @NYTimeskrugman

También te puede interesar:
Asimetría partidista
Cómo es que “sentir a Bern” puede llevar a distorsiones
Hora de realismo, no de magia